El Mediterráneo y las montañas

El Mediterráneo y las montañas

En el norte, la costa mediterránea y las montañas del Rif han recibido grandes inversiones del Gobierno. Como resultado, el turismo nacional ha florecido, si bien esta región permanece desconocida para muchos.

Se empieza en Tánger, idealmente llegando en ferri por el estrecho de Gibraltar para experimentar la emoción de cruzar de Europa a África. A mediados del s. xx en este puerto legendario se mezclaban desde traficantes de armas a literatos beatniks. Después de unos días saboreando la historia, la vida nocturna y los restaurantes de la ciudad, se va a Tetuán, la vieja capital del Marruecos español, con su mezcla de medina árabe y arquitectura andaluza. Chefchauen, entre las montañas del Rif, muestra con orgullo su medina azul. Es tentador pasar una serie de puestas de sol escuchando los minaretes respondiéndose entre ellos, pero también es un buen punto de partida para hacer excursiones. Se pueden hacer travesías de cinco días por las montañas, pasando por Akchur, junto a un río, hasta Bu Ahmed, un pueblo pesquero en el valle de Ued Buchia.

Se sigue hacia el este por la costa hasta el centro turístico de Alhucemas, punto de entrada a los cañones secos y riscos de arenisca del Parque Nacional de Alhucemas. Se puede caminar hasta el parque por la costa o contratar un circuito memorable que incluye una ruta a pie o en bicicleta de montaña y estancia con una familia bereber. De camino a la frontera argelina hay paisajes más bonitos en las montañas de Beni-Sna-ssen, que se pueden contemplar desde una piscina con vistas en una casa rural de tres siglos de antigüedad. Con sus gargantas, cuevas, meseta y ovejas de Berbería, esta zona queda lejos de las imágenes clásicas de Marruecos. En la garganta del Zegzel hay que probar un quinoto para entender por qué los romanos se fijaron en este pequeño cítrico.

Desde aquí se va a Uchda para relajarse con las comodidades de la ciudad, antes de tomar el tren hasta la más grande de las ciudades imperiales, Fez. Tras sumergirse en la medina, se descansa en un riad. Si el viajero echa de menos los espacios naturales, puede hacer una salida de un día (o varios) al Atlas Medio, veteado de cedros, y ver el mercado del pueblo bereber de Azru.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Desierto del Sáhara, Marruecos
Una selección de 9 destinos para celebrar el Fin de Año y conocer distintas costumbres y planes alternativos para esta noche festiva, antes y después de las doce.
Kanuman_Shutterstock
Nyhavn, Copenhague, Dinamarca
Best in Travel 2019: los mejores destinos para viajar en 2019 elegidos por Lonely Planet. ¡Descubre las 10 mejores ciudades del 2019!
trabantos_Shutterstock
Esauira, Marruecos
Descubre por qué Lonely Planet ha elegido Esauira Top 6 del 'ranking' de los mejores destinos calidad-precio para viajar en 2018. Este es el Best in Travel 2018.
Matej Kastelic_500px