Historia de Yibuti

El poderoso reino etíope de Aksum, que duró hasta alrededor del año 700, englobaba la actual Yibuti. Luego llegaron el islam y los comerciantes árabes. La apertura del canal de Suez en 1869 desencadenó la llegada masiva de europeos a África oriental, y los franceses tomaron el control de Yibuti. En 1977 el país obtuvo su independencia. Desde entonces ha intentado mantener una posición política neutral en el Cuerno de África.

De Aksum al islam

Alrededor del s. I Yibuti formaba parte del poderoso reino etíope de Aksum, que abarcaba la actual Eritrea e incluso se extendía al otro lado del mar Rojo hasta algunas partes del sur de Arabia. Fue durante la época aksumita, en el s. IV, cuando el cristianismo hizo su aparición en la región.

A medida que el reino de Aksum iba entrando gradualmente en declive, surgió una nueva influencia que desbancaría para siempre al cristianismo en Yibuti: el islamismo, introducido alrededor del 825 por comerciantes árabes.

Ambiciones europeas

En la segunda mitad del s. XIX las potencias europeas competían por hacerse con nuevas colonias en África. Los franceses, intentando contrarrestar la presencia británica en Yemen, al otro lado del estrecho de Bab el-Mandeb, llegaron a acuerdos con los sultanes afar de Obock y Tadjoura para que les dejaran instalarse en la zona. En 1888 empezó la construcción de la ciudad de Yibuti en la orilla sur del golfo de Tadjoura. Empezaba a tomar forma la Somalilandia francesa, actual Yibuti.

Francia y el emperador de Etiopía firmaron un pacto que designaba a Yibuti como “punto de venta oficial del comercio etíope”. Esto condujo a la construcción del primer ferrocarril entre Adís Abeba y la ciudad de Yibuti, que tuvo una importancia comercial vital.

Liberación del yugo francés

Ya en 1949 hubo manifestaciones anticoloniales, encabezadas por los issa somalíes, a favor de la reunificación de los territorios de las Somalilandias italiana, británica y francesa. Mientras tanto, los afar estaban a favor de que continuara el gobierno francés.

Posteriormente se produjeron importantes disturbios, sobre todo tras el referéndum de 1967, cuyo resultado, favorable a la continuación del protectorado galo, se consiguió en parte por el arresto de los líderes de la oposición y la masiva expulsión de habitantes de etnia somalí. Tras el referéndum la Somalilandia francesa paso a llamarse Territorio Francés de los Afar y los Issa.

En junio de 1977 la colonia obtuvo su independencia de Francia y se convirtió en la República de Yibuti.

País pequeño, líderes hábiles

A pesar de la continua rivalidad entre los dos principales grupos étnicos, los afar y los issa, que llevan peleándose por el poder desde la década de 1970, Yibuti ha aprendido a sacar provecho de su posición estratégica.

Cuando estalló la Guerra del Golfo en 1990, el presidente del país, Hassan Gouled Aptidon, aunque parecía oponerse al aumento de las fuerzas militares en la región, permitió que Francia incrementara su presencia militar en el país y concedió acceso al puerto naval a estadounidenses e italianos. Y, aun así, consiguió mantener la financiación de Arabia Saudí y Kuwait para la modernización del puerto de Yibuti. Durante la guerra entre Eritrea y Etiopía, en la década de 1990, el puerto de Yibuti demostró su gran valor estratégico cuando Etiopía desvió su comercio exterior a través de él (cosa que todavía hace).

Durante la II Guerra del Golfo, en el 2003, Yibuti siguió desempeñando un papel ambivalente, permitiendo la presencia de EE UU en el país para gran disgusto de Francia.

En el 2006 se completó la primera fase del Proyecto Doraleh: una terminal petrolera de gran capacidad 8 km al este del actual puerto marítimo. Gracias a este megaproyecto, financiado en parte por Dubai Ports International, Yibuti pretende ser la Dubái de África oriental.

Yibuti mantiene buenas relaciones con Etiopía y Somalilandia, a los que considera sus socios. Sin embargo, en junio del 2008 tuvo un enfrentamiento con Eritrea, su vecino del norte. Desde entonces las fronteras entre ambos países permanecen cerradas.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Lago Assal, Yibuti
Descubre por qué Lonely Planet ha elegido Yibuti Top 4 del 'ranking' de los mejores países para viajar en 2018. Este es el Best in Travel 2018.
VUSLimited_iStockphoto_Getty Images
Parque Nacional Torres del Paine, Patagonia, Chile
Los 10 mejores países para viajar en el 2018, según Lonely Planet. Este es el 'ranking' Best in Travel 2018.
Matt Munro / Lonely Planet
Isla Henderson, Isla Pitcairn
Algunas ideas para viajar a lugares donde es imposible encontrarse con un conocido: desde la desconocida Bielorrusia hasta la remota Pitcairn.
Kevin Dooley - Flickr