Cómo llegar a Cuba

Entrada al país

Tanto si es la primera vez como si no, la aproximación al aeropuerto internacional José Martí sobre los campos rojizos de tabaco es, de por sí, una experiencia inolvidable. Por suerte, los trámites de entrada son bastante sencillos y, dado que cada año llegan unos 3 millones de visitantes, los funcionarios de inmigración están acostumbrados a tratar con turistas extranjeros.

Avión

Aeropuertos

Cuba tiene 10 aeropuertos internacionales. El mayor es el José Martí, en La Habana. El otro aeropuerto importante es el Juan Gualberto Gómez, en Varadero.

Actualmente hay vuelos chárter especiales para cubano-estadounidenses autorizados legalmente, que vuelan a cuatro aeropuertos de Cuba desde Miami, Tampa, Atlanta, Fort Lauderdale y Nueva York.

Líneas aéreas

En La Habana, la mayoría tiene sus oficinas en el edificio de las Aerolíneas (calle 23 nº 64) en el Vedado, o en el Miramar Trade Center (av. 3, entre calles 76 y 80, Miramar), en Playa.

Cubana (www.cubana.cu), la compañía aérea nacional, tiene vuelos regulares a Bogotá, Buenos Aires, Ciudad de México, Cancún, Caracas, Madrid, París, Toronto, Montreal, São Paulo, San José (Costa Rica) y Santo Domingo (República Dominicana). Su moderna flota cubre las principales rutas y sus billetes se cuentan entre los más baratos. Sin embargo, la sobrerreserva y los retrasos son problemas recurrentes. La línea aérea tiene una política de tolerancia cero con el exceso de equipaje y penaliza severamente cada kilo que supere los 20 kg de equipaje autorizados. En cuanto a seguridad, Cubana tuvo algunos accidentes en diciembre de 1999, con 39 fallecidos; desde esa fecha no se ha registrado ninguno más. Se pueden consultar las cifras más recientes en www.airsafe.com.

Africa

Los vuelos directos desde África salen de Luanda (Angola). Desde el resto de países africanos es necesario enlazar con otros vuelos en Londres, París, Madrid, Ámsterdam o Roma.

TAAG (www.taag.com) Vuelos semanales de Luanda a La Habana.

Asia

Air China (www.airchina.es) Tres vuelos semanales entre Pekín y La Habana desde septiembre del 2015.

Canadá

Los vuelos desde Canadá conectan con 10 aeropuertos cubanos desde 22 ciudades. Toronto y Montreal son los principales puntos de salida. Otras ciudades están conectadas mediante vuelos chárter directos. A Nash Travel (to, se encarga de resolver dudas sobre vuelos y vacaciones.

Air Canada (www.aircanada.com) Vuelos a La Habana, Cayo Coco, Cayo Largo del Sur, Holguín, Santa Clara y Varadero.

Air Transat (www.airtransat.com) Vuelos a Camagüey, Cayo Coco, Holguín, Santa Clara y Varadero.

CanJet (www.canjet.com) Vuelos a Camagüey, Cayo Coco, Cayo Largo del Sur, Holguín, Santa Clara, Santiago de Cuba y Varadero.

Sunwing (www.flysunwing.com) Vuelos a Cayo Coco, Camagüey, Cienfuegos, Manzanillo, Holguín, Santiago de Cuba, Varadero y La Habana.

Westjet (www.westjet.com) Compañía de bajo coste con sede en Calgary y vuelos a destinos canadienses, va a Varadero, Cayo Coco, Santa Clara y Holguín.

Caribe

Cubana es la principale compañía aérea. Las otras tres son las siguientes:

Air Caraibes Airlines (sde Pointe-a-Pitre, en la isla francesa de Guadalupe, a La Habana.

Bahamasair (www.bahamasair.com) De Nassau, en las Bahamas, a La Habana.

Cayman Airways (www.caymanairways.com) De Gran Caimán a La Habana.

Europa

Vuelos regulares a Cuba desde España, Bélgica, Francia, Alemania, los Países Bajos, Italia, Rusia, Suiza y Reino Unido.

Aeroflot (www.aeroflot.ru) De Moscú a La Habana dos veces por semana.

Air Europa (www.aireuropa.com) Dos vuelos semanales de Madrid a La Habana.

Air France (www.airfrance.com) Vuelos diarios de París-Charles de Gaulle a La Habana.

Arkefly (www.arkefly.nl) De Ámsterdam a Varadero.

Blue Panorama (www.blue-panorama.com) De Milán y Roma a Cayo Largo del Sur, Holguín, Santa Clara, Santiago, Varadero y La Habana.

Condor (www.condor.com) De Frankfurt a Holguín, Varadero y La Habana.

Edelweiss (www.edelweissair.ch) De Zúrich a Holguín y Varadero.

Jetairfly (de Bruselas a Varadero.

KLM (www.klm.com) De Ámsterdam a La Habana, do, lu, mi y ju.

Neos ( a Cayo Largo del Sur, Holguín, La Habana y Varadero.

Thomas Cook ( Londres y Manchester a Holguín, Cayo Coco, Santa Clara y Varadero.

Virgin Atlantic (www.virgin-atlantic.com) Dos vuelos semanales de Londres Gatwick a La Habana.

España

Las mejores opciones las ofrece Iberia (902 400 500; www.iberia.es) y Air Europa (%902 401 501; os a La Habana desde Madrid (10 ½ h; desde 600-900 €).

Otra forma de conseguir vuelos baratos y ofertas es visitar los portales de viajes en internet. En www.es.lastminute.com, www.rumbo.es o www.despegar.com se pueden encontrar pasajes con descuentos.

México

Interjet (www.interjet.com.mx) Vuelos desde Ciudad de México a La Habana.

Sudamérica y Centroamérica

Avianca ((Colombia) a La Habana y Varadero.

Conviasa (www.conviasa.aero) Tres vuelos semanales de Caracas (Venezuela) a La Habana.

Copa Airlines (www.copaair.com) Vuelos regulares de Ciudad de Panamá a La Habana y Santa Clara.

LAN Perú (www.lan.com) Vuelos semanales de Lima a La Habana.

Estados Unidos

Desde que a principios del 2015 la Administración Obama suavizó las restricciones para viajar a Cuba abundan los vuelos chárter entre EE.UU y Cuba. El Departamento del Tesoro publica regularmente una lista de Prestatarios de Servicios de Viaje Autorizados que efectúan reservas para vuelos chárter. Entre las principales compañías destacan Cuba Travel Services (www.cubatravelservices.com), ABC Charters (www.abc-charters.com) y Marazul (www.marazulcharters.com). Para la reserva de billetes, hasta ahora, había que facilitar al prestatario de los servicios los detalles de la licencia junto con una decla-ración jurada y firmada de viaje, pero estas condiciones pueden cambiar, a raíz del restablecimiento de relaciones diplomáticas, por lo que se recomienda consultar previamente.

Durante la elaboración de esta guía había vuelos chárter regulares entre Nueva York, Miami y Tampa y al menos seis aeropuertos cubanos, incluidos los de La Habana, Santa Clara y Santiago de Cuba. Dado que se añaden nuevos vuelos de forma constante, antes de efectuar una reserva conviene confirmar que sea una compañía autorizada por las autoridades estadounidenses. En abril del 2015, Cheap Air (www.cheapair.com) fue la primera compañía que comenzó a aceptar reservas de vuelos por internet entre EE.UU y Cuba.

Barco

Cruceros

Como las leyes de embargo estadounidenses prohíben la entrada a los puertos de EE UU durante seis meses a todos los barcos que hayan hecho escala en Cuba, pocos cruceros incluyen la isla en sus itinerarios. La compañía Cuba Cruise (www.yourcubacruise.com) organiza un interesante crucero por Cuba con parada en La Habana, Holguín, Santiago, Montego Bay (Jamaica), Cienfuegos y la Isla de la Juventud. Hay salidas semanales de diciembre a marzo. También ofrece una travesía desde Barcelona, aunque menos frecuente. La compañía MSC (www.msccruceros.es) dispone de varias modalidades de crucero desde España a la isla, con salidas desde Barcelona o Las Palmas de Gran Canaria. Por su parte, la británica Thomson (www.thomson.co.uk) ofrece un viaje de siete noches, llamado Cuban Fusion, que parte de Montego Bay, en Jamaica, y cuesta unas 700.£.

Ferri

Cuando se elaboró esta guía no había servicios regulares de ferris a Cuba. Estaba previsto que en el segundo semestre del 2015 se empezaran a prestar servicios de ferri y catamarán entre Florida y Cuba, de Miami/Fort Lauderdale a La Habana. Las embarcaciones de alta velocidad cubrirán el trayecto en unas 4 h y posiblemente las tarifas serán más económicas que las de las líneas aéreas; se impone consultar.

Yate privado

Si se dispone de yate o barco propio, Cuba tiene siete puertos de entrada internacionales provistos de aduanas:

  • Marina Hemingway (La Habana)
  • Marina Dásena (Varadero)
  • Marina Cienfuegos
  • Marina Cayo Guillermo
  • Marina Santiago de Cuba
  • Puerto de Vita (cerca de Guardalavaca, en la provincia de Holguín)
  • Cayo Largo del Sur
  • Cabo San Antonio (extremo occidental de la provincia de Pinar del Río)

Los propietarios de las embarcaciones deberán ponerse en contacto con los guardacostas cubanos a través de la VHF 16 y 68 o por la red turística 19A.

Circuitos

Cuba es un destino popular de los circuitos organizados, sobre todo en el campo de la aventura sosegada. También hay circuitos especializados que se centran en la cultura, el medio ambiente, la aventura, el submarinismo, el ciclismo, la observación de aves, la arquitectura, el excursionismo, etc.

Club Marco Polo (www.clubmarcopolo.es) Compañía española de viajes especializados, que abarca talleres fotográficos o rutas de ecoturismo y senderismo, con una amplia oferta en Cuba.

Guamá-Havanatur (www.guama.es) Con sede en España, gestiona una amplia gama de circuitos que se adentran, además, por las zonas menos trilladas de la isla.

Paraíso (www.paraisoenlatierra.com) Agencia mexicana especializada en Cuba, que prepara viajes personalizados y contempla diversas actividades.

Cómo moverse por Cuba

Avión

Cubana de Aviación (www.cubana.cu) tiene vuelos entre La Habana y 11 aeropuertos regionales. No hay conexiones internas entre los aeropuertos, salvo a través de La Habana.

Los vuelos de ida cuestan la mitad que los de ida y vuelta, y las restricciones en el equipaje son estrictas. Los billetes pueden comprarse en el mostrador turístico de muchos hoteles y en las agencias de viajes por el mismo precio que en las oficinas de las compañías aéreas, que suelen ser caóticas.

Aerogaviota (www.aerogaviota.com; av. 47 No 2814, entre calles 28 y 34, Playa, La Habana) ofrece vuelos chárteres más caros a La Coloma y Cayo Levisa (provincia de Pinar del Río), Nueva Gerona, Cayo Largo del Sur, Varadero, Cayo Las Brujas, Cayo Coco, Playa Santa Lucía y Santiago de Cuba.

Bicicleta

Cuba es un paraíso para los ciclistas, con carriles propios, tiendas especializadas y conductores acostumbrados a compartir la carretera. Es difícil encontrar recambios, así que conviene traer las piezas más importantes desde casa. No obstante, los cubanos son maestros en la reparación improvisada y, aunque no haya piezas, son capaces de fabricar una que funcione. En todas las poblaciones hay poncheros (reponedores de ruedas pinchadas) que arreglan pinchazos e hinchan las ruedas.

Los cascos son muy raros, excepto en los hoteles de gama alta, por tanto, también hay que llevarlo. En cambio, los candados son imprescindibles, porque el robo de bicicletas es habitual. Los parqueos son los aparcamientos reservados para las bicicletas; cuestan 1 CUP y los hay en todos los puntos donde se congrega gente, como mercados, terminales de autobús, el centro urbano, etc.

En todas las vías del país, incluso en las carreteras, hay un espacio de 1 m de ancho a la derecha reservado para el tránsito de bicicletas. Es ilegal ir por las aceras y en sentido contrario al tráfico en vías de sentido único, y las multas son de la misma cuantía que las impuestas a los automóviles. La iluminación de las carreteras es deplorable, por lo que es mejor evitar pedalear de noche (las bicicletas se ven implicadas en más de un tercio de los accidentes de tráfico de Cuba); por si acaso, es mejor llevar luces en la máquina.

Los trenes con coches de equipaje admiten bicicletas al precio de unos 10 CUC por trayecto. Aunque estos vagones están protegidos, es mejor no dejar las cestas y comprobar el estado de la bicicleta al bajar. Los autobuses de Víazul también admiten bicicletas.

Compras

Por los canales oficiales, la oferta es limitada y los precios altos, pero preguntando se puede encontrar a alguien que venda su chivo, término coloquial para bicicleta, y luego se revende o se cambia al marcharse. Si se regatea un poco, se puede conseguir una por unos 30 CUC, aunque seguramente las más caras estarán en mejor estado. Sin embargo, a pesar de los gastos que acarrea, llevar la bicicleta propia es siempre lo mejor.

Alquiler

Hay pocas tiendas que alquilen bicicletas, pero el sector privado está avanzando con tanta rapidez que la situación podría cambiar. Se puede conseguir algo apto para circular por entre 3 CUC/hora o 15 CUC/día. Los paquetes de los hoteles del tipo “todo incluido” suelen ofrecer bicicletas como extra, pero los frenos suelen ser malos y carecen de marchas.

Autobús

Se trata de un modo fiable de desplazarse, al menos por las zonas más frecuentadas. Víazul (www.viazul.com) es la principal compañía de autobuses de largo recorrido que admite a extranjeros; ofrece un servicio puntual, con autobuses equipados con aire acondicionado, que van a lugares de interés turístico. Los billetes se pagan en convertibles y se puede tener la certeza de que se llegará a buen puerto, casi siempre a la hora prevista. Realizan paradas regulares para almorzar o cenar y siempre llevan dos conductores. Ofrecen salidas diarias, pero cada vez tienen más demanda, por lo que hay que reservar con antelación para las rutas más solicitadas.

Conectando, dirigida por Cubanacán, es una opción más reciente. La ventaja es que circulan entre los hoteles del centro de las ciudades y que se puede reservar con antelación en las oficinas de Infotur y Cubanacán. Lo malo es que los horarios no son ni tan fiables ni tan completos como los de Víazul.

Muchos lugares turísticos de éxito cuentan con circuitos en autobús que enlazan los principales puntos de interés de una zona determinada y cobran 5 CUC por billete diario. Los servicios los gestiona la agencia estatal de transportes Transtur (7-831-7333). En La Habana y Varadero, los vehículos tienen dos pisos y el techo descubierto. Se usan microbuses similares en Viñales, Trinidad, Cayo Coco, Guardalavaca, Cayo Santa María y Baracoa (en temporada).

Para recorrer distancias cortas, hay autobuses provinciales que cobran en moneda nacional y son mucho menos cómodos y fiables que Víazul. Salen de las estaciones de autobuses provinciales de cada localidad. Los horarios y precios suelen escribirse con tiza en una pizarra, dentro de la terminal.

Reservas

Con Víazul es aconsejable reservar en temporada alta (junio-agosto, Navidad y Semana Santa) para las rutas más concurridas (La Habana-Trinidad, Trinidad-Santa Clara y Santiago de Cuba-Baracoa). Normalmente se puede reservar con uno o dos días de antelación.

El autobús de Víazul que sale de Baracoa casi siempre está completo, así que se recomienda reservar un asiento al llegar. Es posible hacer reservas por internet en www.viazul.com. No obstante, como suele ocurrir con las webs cubanas, no siempre funciona.

Automóvil

Es fácil alquilar un coche en Cuba, pero si se suman la gasolina, el seguro, la tarifa de alquiler, etc., no resulta barato. El precio depende del tamaño del automóvil, la temporada y la duración. Un vehículo de tamaño medio ronda los 70.CUC/día. De hecho, para distancias de menos de 150.km es más barato contratar un taxi (cuando se redactó esta guía, los taxis cobraban 0,50.CUC/km en las rutas interurbanas).

Permiso de conducir

Para alquilar un automóvil y conducirlo solo se necesita el carné de conducir del país de procedencia.

Combustible

La gasolina que se paga en convertibles, al contrario que la que se vende en pesos, se encuentra fácilmente en todas las estaciones de servicio del país, excepto en la costa occidental de La Habana. Las gasolineras suelen abrir 24 h y a veces venden piezas de recambios sencillas. La gasolina se vende en litros y existen dos tipos diferentes: regular (0,90 CUC/l) y especial (1,10 CUC/l). Se recomienda utilizar gasolina especial para los automóviles de alquiler. El personal de todas las gasolineras es eficiente, y suelen ser trabajadores sociales, es decir, estudiantes que combinan estudios y trabajo.

Piezas de recambio

Aunque no se garantizan recambios para todo, los cubanos son expertos en mantener su viejas máquinas en funcionamiento sin disponer de recambios y haciendo maravillas con cartón, cuerdas, gomas y perchas.

Si se necesita hinchar una rueda o reparar un pinchazo, se puede recurrir a una gasolinera o visitar al ponchero local.

Seguro

Los automóviles de alquiler tienen un seguro recomendado de 15 a 30 CUC diarios que cubre todo, menos el robo de la radio, que hay que guardar en el maletero por la noche. Se puede optar por no pagar este seguro, pero entonces, la fianza reembolsable que se paga al principio sube de 250 a 500 CUC. En caso de accidente, hay que quedarse con una copia de la denuncia que hace la policía para poder reclamar al seguro, proceso que puede durar todo el día. Si la policía determina que el viajero es responsable del accidente, puede despedirse del depósito.

Alquiler

Alquilar un automóvil en Cuba resulta sencillo. Se necesita el pasaporte, el carné de conducir y una fianza reembolsable de entre 250 y 800 CUC, en efectivo o con tarjeta de crédito no emitida por un banco estadounidense. Por un precio razonablemente mayor se puede alquilar el automóvil en una ciudad y devolverlo en otra. Si se dispone de un presupuesto bajo, conviene preguntar por los vehículos diésel, pues el combustible es más económico. Pocos coches de alquiler cuentan con transmisión automática.

Si un automóvil se alquila por menos de tres días, su kilometraje es limitado; en cambio, si se va a utilizar por tres o más, el kilometraje es ilimitado. En Cuba se paga por el primer depósito de gasolina cuando se alquila el vehículo (1,10 CUC/l) y se puede devolver vacío. En la práctica, es una política arriesgada y muchos turistas se quedan sin gasolina a 1 o 2 km del punto de devolución. Además, no se devuelve el dinero de la gasolina que queda en el depósito al entregarlo. Es común el robo de espejos, antenas, luces traseras, etc., así que merece la pena pagar 1 o 2 CUC para que alguien vigile el vehículo por la noche. Si se pierde el contrato de alquiler o las llaves, se paga una multa de 50 CUC; los conductores menores de 25 años pagan 5 CUC más y los conductores adicionales del mismo vehículo tienen un recargo de 3 CUC diarios.

Es importante repasar el automóvil detenidamente con el agente antes de partir, porque al viajero se le hará responsable de cualquier daño o falta. Hay que asegurarse de que dispone de rueda de repuesto del tamaño correcto, el gato y la llave. Los asientos deben tener cinturones de seguridad y todas las puertas han de cerrar debidamente.

Se han recibido muchas quejas en relación con la ineficacia o inexistencia del servicio al cliente, el engaño en las ruedas de repuesto, reservas olvidadas y otros problemas. Las reservas se aceptan solo con 15 días de antelación y, aun así, no se garantizan. Aunque los agentes suelen ser flexibles, se puede acabar pagando más de lo previsto o tener que esperar a que alguien devuelva un vehículo. Cuanto más amable se sea, más rápido se resolverán los problemas; las propinas también ayudan. Como ocurre con todos los aspectos de un viaje por Cuba, hay que tener siempre un plan B.

Estado de la carretera

Conducir por Cuba es un mundo aparte. El primer problema es que apenas hay señales. A menudo, las intersecciones importantes y los desvíos a ciudades principales carecen de indicaciones, lo que no solo es molesto, sino que hace perder tiempo. No suele indicarse con claridad si la calle es de sentido único o cuál es el límite de velocidad, lo puede ocasionar problemas con la policía, que no entiende la incapacidad del viajero para saber las normas de circulación. En cuanto a las marcas de la carretera, simplemente no existen en ninguna vía de la isla.

La Autopista Nacional, la Vía Blanca y la Carretera Central suelen estar bien, pero no ocurre lo mismo con otras, de las que se desprenden trozos de asfalto o en las que, sin previo aviso, cruzan vías de tren, sobre todo en el Oriente. Estos pasos a nivel son problemáticos por su cantidad y porque no cuentan con barreras. Hay que tener mucho cuidado: por muy alta que sea la vegetación en las vías se debe siempre considerar que están en uso. Los trenes cubanos, como los automóviles, desafían a toda lógica en lo que respecta a la mecánica.

Aunque el tráfico de vehículos es escaso, no ocurre lo mismo con el de bicicletas, peatones, carros de bueyes, coches de caballos o ganado. Muchos de los automóviles y camiones más viejos carecen de espejos retrovisores y los niños salen corriendo de cualquier rincón sin preocuparse del tráfico. Hay que estar atento, conducir con precaución y utilizar el claxon en curvas y giros cerrados.

Se desaconseja conducir de noche debido a las cambiantes condiciones de la carretera, los conductores ebrios, las vacas que cruzan y la escasa iluminación. En La Habana es particularmente peligroso a altas horas de la noche, cuando parece que la calle se divide en un carril para mirones y otro para borrachos.

Los semáforos suelen estar estropeados o se ven con dificultad y la preferencia de paso no se tiene en cuenta.

Normas de tráfico

Los cubanos conducen a su aire. En principio, el tráfico puede parecer caótico pero tiene su ritmo. Se supone que los cinturones de seguridad son obligatorios y la velocidad máxima es de 50 km/h en ciudad, 90 km/h en carretera y 100 km/h en la autopista. Sin embargo, hay automóviles que ni siquiera alcanzan esta velocidad y otros que la sobrepasan habitualmente.

Con tan poco tráfico rodado, es difícil no pisar más de la cuenta el acelerador, pero hay que tener en cuenta los baches inesperados o las patrullas de la policía. Hay algunas trampas ingeniosas para detectar la velocidad, sobre todo en la autopista; la multa mínima es de 30 CUC, además de una nota en el contrato de alquiler, que luego servirá para que se deduzca de la fianza al devolver el vehículo. Cuando la policía ordena detenerse, hay que salir del vehículo y caminar hacia ellos con todos los documentos. Si al cruzarse de frente un vehículo manda una ráfaga luminosa significa que hay un peligro delante, muchas veces la policía.

La dificultad de transporte conlleva que haya mucha gente esperando al borde de la carretera a que alguien pare para llevarle. Darle a alguien una botella, es decir, llevarlo, tiene muchas ventajas, además de la generosidad. Con un cubano uno nunca se pierde, aprende secretos y conoce gente estupenda. No obstante, esta práctica comporta ciertos riesgos; es preferible llevar a gente mayor o familias. En las provincias, los amarillos (supervisores de tráfico pagados por el Estado, llamados así por sus uniformes de color mostaza) distribuyen a quienes esperan en colas, dando preferencia a los más necesitados, como matrimonios ancianos o mujeres embarazadas.

Ferri

Los servicios más interesantes para el viajero son el catamarán, que va del Surgidero de Batabanó a Nueva Gerona, Isla de la Juventud (7-878-1841), y el ferri de pasajeros que cubre la ruta de La Habana a Regla y Casablanca (7-867-3726). Estos ferries suelen ser seguros, a pesar de que en 1997 dos hidroplanos chocaron en ruta hacia la Isla de la Juventud. Tanto en 1994 como en el 2003, el ferri de Regla/Casablanca fue secuestrado por cubanos que intentaban llegar a Florida. En el incidente del 2003 había turistas, así que se pueden esperar importantes medidas de seguridad.

Autostop

El problema del transporte, la necesidad y la escasa criminalidad hacen que en este país sea habitual esta práctica. Aquí el autoestop se entiende como compartir vehículo y está contemplado por la ley. Los semáforos, los pasos a nivel y los cruces son puntos habituales de parada para el autoestop. En las provincias y en las afueras de La Habana, los amarillos organizan y priorizan a los interesados, a los que se invita a formar una cola. El viaje cuesta entre 5 y 20 CUC. según la distancia. Los viajeros que utilicen este sistema necesitan un buen mapa y paciencia para esperar, en algunos casos, hasta 2 o 3 h. La práctica del autoestop no es segura en ningún país del mundo, por lo cual, es poco recomendable. Los que decidan hacerlo deben tener en cuenta que están asumiendo un riesgo potencial, por lo que se aconseja viajar en parejas e informar a alguien de la ruta que se pretende seguir.

Transporte local

Bicitaxis

Los bicitaxis son grandes triciclos de pedales, con un asiento doble detrás del conductor, habituales en La Habana, Camagüey, Holguín y otras ciudades. En la capital insisten en una tarifa mínima de 1 CUC, aunque los cubanos pagan 5 o 10 CUP. Algunos piden sumas desorbitadas. El precio debe acordarse antes de salir. Por ley, no pueden llevar turistas, que deben tomar taxis normales, así que corren un riesgo si lo hacen. Las normas se relajan más en las provincias, donde es fácil conseguir uno por entre 1 y 5 CUC.

Barco

Algunas ciudades, como La Habana, Cienfuegos, Gibara y Santiago de Cuba, ofrecen transporte en ferris locales que cobran en moneda nacional.

Autobús

Las guaguas locales, normalmente abarrotadas y con mucha humedad, muy cubanas, son prácticas en las ciudades grandes. Tienen un itinerario fijo con paradas, donde espera una larga cola, en apariencia, desordenada. Hay que preguntar quién es el último, ya que las colas no son una línea perfecta. De hecho, la gente deambula cerca de la parada del autobús.

Los autobuses tienen una tarifa única: 0,40 CUP o 0,5 CUC. Desde hace poco, en La Habana y Santiago de Cuba hay flotas nuevas de metrobuses de fabricación china. Siempre hay que avanzar todo lo posible hasta la parte trasera y salir del autobús por la puerta de atrás. Conviene llevar el bolso o la mochila delante y tener cuidado con la cartera.

Colectivo y taxi

Los taxis colectivos tienen rutas de largo recorrido fijo y salen cuando están llenos. Suelen ser automóviles norteamericanos anteriores a 1959 que emiten humos de sus motores diésel y pueden llevar tres personas como mínimo en el asiento delantero. Los estatales cobran en convertibles y suelen esperar en las estaciones de autobuses; tienden a ser más rápidos y baratos que el autobús.

Coches de caballos

Muchas ciudades de provincias disponen de coches de caballos que realizan rutas fijas, a menudo entre las estaciones de trenes y autobuses y el centro de las ciudades. El precio en moneda nacional es de 1 CUP.

Taxi

Estos vehículos tienen taxímetro y cuestan 1 CUC por la bajada de bandera y 1 CUC por cada kilómetro recorrido en las ciudades. Los taxistas tienen por costumbre convenir con los turistas el precio de la carrera sin usar el contador; el precio suele ser muy similar, la diferencia estriba en que, si no se usa el taxímetro, el dinero no se lo queda el Estado.

Circuitos

Entre las muchas agencias turísticas de Cuba, las más útiles son las siguientes:

Cubamar Viajes (7-833-2524, 7-833-2523; www.cubamarviajes.cu) Alquila caravanas y bungalós para campismo.

Cubanacán (7-873-2686; www.cubanacan.cu) Agencia de viajes general que incluye filiales especializadas como Cubanacán Náutica, de submarinismo, navegación y pesca, y Turismo y Salud, relacionada con las intervenciones médicas, los tratamientos en balnearios y la rehabilitación.

Cubatur (7-835-4155; www.cubtur.cu)

Ecotur (7 273 1542; www.ecoturcuba.tur.cu)

Gaviota (7-204-4411; www.gaviota-grupo.com) Tiene representación en todos los hoteles Gaviota, incluido el H10 Habana Panorama.

Havanatur (7-835-3720; www.havanatur.cu) Trabaja con Guamá en España y con Marazul Tours en EE.UU.

Paradiso (7-832-9538/9; www.paradiso.es) Especializada en circuitos culturales y artísticos de varios días.

San Cristóbal Agencia de Viajes (7-861-9171; www.viajessancristobal.cu)

Tren

Los trenes de Ferrocarriles de Cuba llegan a todas las capitales de provincia y constituyen una forma excepcional de descubrir el país, siempre que se tenga la paciencia de un santo (es decir, son lentos). Aunque viajar en tren es seguro, la información sobre salidas es solo teórica. No suele haber problemas para comprar un billete, ya que hay una cuota reservada para turistas que pagan en convertibles.

Los extranjeros deben pagar los billetes en efectivo, pero los precios son razonables y los vagones, aunque viejos y deslustrados, resultan bastante cómodos. Los lavabos están infectos; es necesario llevar papel higiénico. Hay que vigilar el equipaje si se viaja de noche y llevar siempre un poco de comida. El Tren Francés es el único que dispone de cafetería, aunque con frecuencia pasan vendedores por los vagones ofreciendo café (la taza la pone el pasajero).

La página web The Man in Seat Sixty-one (www.seat61.com), administrada por Mark Smith desde el Reino Unido, ofrece información actualizada de los horarios, tipos y matices de los trenes cubanos. La página incluye viajes en tren por todo el mundo, pero consta de un resumen aceptable de los principales servicios ferroviarios cubanos.

Estaciones de trenes

A pesar de alguna que otra fachada fastuosa, siempre son deprimentes y caóticas, con poca información visible. Las horas de salida se anuncian con tiza en pizarras o con carteles escritos a mano; no hay horarios electrónicos o impresos. Se recomienda comprobar siempre la información ferroviaria dos o tres días antes de viajar.

Clases

Hay varios tipos de trenes: especiales, rápidos, con pocas paradas y aire acondicionado; regulares, más lentos y con salidas diarias; y “lecheros”, que paran en todas las estaciones y apeaderos de la línea. Las líneas más importantes como La Habana-Santiago de Cuba tienen trenes especiales o regulares.

Precio

Los trenes regulares cuestan menos de 3 CUC por 100 km, pero los especiales están más cerca de los 5,50 CUC por 100 km. El tren de Hershey cuesta igual que los regulares.

Reservas

En casi todas las estaciones se puede ir a la ventanilla y comprar el billete sin más, pero en La Habana hay una sala de espera y una ventanilla especial para pagar en convertibles en la estación de La Coubre. Al comprar el billete, es necesario mostrar el pasaporte y siempre es conveniente confirmar la salida con antelación, puesto que los horarios son muy variables.

Red ferroviaria

La red ferroviaria cubana es muy completa y comprende casi toda la isla principal, desde Guane, en la provincia de Pinar del Río a Caimanera, al sur de la ciudad de Guantánamo. También hay varios ramales que se dirigen al norte y al sur y que conectan sitios como Manzanillo, Nuevitas, Morón y Cienfuegos. Baracoa es una de las pocas ciudades sin tren. Otros enclaves que carecen de tren son la Isla de la Juventud, el extremo occidental de la provincia de Pinar del Río y los cayos del norte. Trinidad ha estado desconectada de la red ferroviaria principal desde que una tormenta destruyera un puente en 1992, aunque cuenta con un pequeño ramal que recorre el valle de los Ingenios.

Servicios

Muchos trenes de cercanías circulan al menos una vez al día, y algunos con mayor frecuencia. También hay trenes más pequeños que unen Las Tunas y Holguín, Holguín y Santiago de Cuba, Santa Clara y Nuevitas, Cienfuegos y Sancti Spíritus, y Santa Clara y Caibarién.

El tren de Hershey, construido a principios del s. XX por la Hershey Chocolate Company, es el único tren eléctrico de Cuba y constituye una forma amena de desplazarse entre La Habana y Matanzas.

Camión

Son una forma rápida y barata de viajar. Cada localidad tiene una parada de camionetas para viajes provinciales y municipales, generalmente con un horario muy relajado. Hay que ponerse a la cola en la parada correspondiente al destino deseado, pidiendo siempre la vez. El billete se pagar al subir. Un camión de Santiago de Cuba a Guantánamo cuesta 5 CUP (0,20 CUC), mientras que el mismo viaje en autobús de Víazul cuesta 6 CUP.

Los camiones son calurosos e incómodos y van atestados, pero constituyen un modo fantástico de conocer cubanos.

A veces el personal de la terminal indica a los extranjeros que no pueden utilizar este servicio, pero como siempre, no hay que tomar un no por respuesta la primera vez. Suele ayudar si uno alega que no tiene dinero, entabla una conversación con el conductor o pide ayuda a otros pasajeros.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Crucero de exploración
Hay cruceros sin bufé libre, sin destinos tradicionales y sin actividades clásicas; hay cruceros para explorar y conocer mejor este mundo. ¡Descúbrelos!
Christian_Faludi_Shutterstock
El Malecón, La Habana, Cuba
Pistas para disfrutar de La Habana desde el Malecón, como los locales. En el Malecón, "el sofá más largo del mundo", los habaneros van a pasear, saludarse, hablar o a ligar.
Agota Kadar_Shutterstock
Chicago, Estados Unidos
Lonely Planet te descubre las 10 ciudades que no te puedes perder en 2014. Este es el ranking Best in Travel 2014.
Leonor Hernández López