Bienvenidos a la Antártida

Ningún lugar de la Tierra es comparable a esta enorme selva blanca de fuerzas elementales: nieve, hielo, agua y roca. La Antártida es sencillamente impresionante.

...

Bienvenidos a la Antártida

Ningún lugar de la Tierra es comparable a esta enorme selva blanca de fuerzas elementales: nieve, hielo, agua y roca. La Antártida es sencillamente impresionante.

Aventura

La lejanía de la Antártida, su frío extremo, sus plataformas de hielo y cordilleras, así como su miríada de exóticas formas de vida desafían al viajero a aprovechar la vida al máximo. Toda la gente (científicos, trabajadores sociales, funcionarios y turistas) que viaja hasta la Antártida debe ‘currárselo’, ya sea por mar o por aire. El clima y el hielo, en los que no mandan relojes ni calendarios, marcan el itinerario. Actualmente, los visitantes pueden incluso escalar picos o navegar en kayak. Sin embargo, nada es comparable a las escarpadas grietas de un espectacular glaciar o a la inmensidad del casquete polar.

Historia

Los nombres de los exploradores y de sus soberanos y benefactores están escritos en las costas antárticas. Famosos pioneros, desde Cook hasta Amundsen y Scott, intentaron penetrar en esta vasta y misteriosa tierra, cada uno con diferentes grados de éxito. Los visitantes pueden seguir sus pasos e imaginar lo que suponía navegar a través de bloques de hielo con un barco de madera o avanzar en trineo por la meseta polar. Congeladas bajo la escarcha aún se conservan cabañas de aquella época, para contar la historia de aquellas aventuras.

Fauna

Preservada por el Tratado Antártico, la Antártida acoge varias de las especies más extraordinarias del mundo. Algunas, como las ballenas, migran desde lejanos lugares, mientras que otras, como la foca de Weddell y el pingüino emperador, viven cerca de sus orillas. Millones de aves marinas sobrevuelan el océano Antártico, y especies como el albatros y el petrel pueblan sus aguas. En general, esta fauna no teme a los humanos; normalmente, los visitantes solo provocan bostezos desinteresados en las focas y los pingüinos, que dedican toda su atención a sus crías.

Inspiración

La Antártida tiene algo inefable. Se le puede llamar inspiración o grandeza, pero es esa sensación de sentirse una minúscula motita en un territorio inmenso, enormemente bello, pero al mismo tiempo muy duro. En el territorio antártico estriadas torres heladas flotan entre el geométrico hielo de la meseta, las montañas literalmente vírgenes se alzan tras la niebla marina y la fauna vive a su ritmo, año tras año, al margen de los avatares humanos. Solo hay que dejar que la mente se eleve en un lugar casi libre de la huella humana. Es una experiencia mágica.

 

Por qué me gusta la Antártida

Alexis Averbuck, escritora

Preservado para la paz y la ciencia, este continente cubierto de hielo recompensa al viajero con inspiración, aventura y perspectiva. No hay nada como ver brillar el hielo reflejando la luz del sol en cada estación o el centelleo de un aterciopelado manto de estrellas en invierno. La fauna campa a sus anchas, y los pingüinos, las focas y las aves marinas no temen a los humanos. El hielo del mar cruje y crepita, y los icebergs se estrellan en el océano contra enormes glaciares azules mientras las ballenas emergen junto al barco. Esto es el fin del mundo (tal como lo conocemos). Este el viaje de la vida.

 

Información práctica

 
1
En cuanto la vista se tropieza con estas aves antropomorfas, se sabe que se ha llegado a la Antártida. Desde el pequeño pingüino adelaida, con esmoquin, y el de penacho (macaroni), hasta el más grande...
2
El polo Sur, al que llegó por primera vez hace 100 años el explorador noruego Roald Amundsen durante la época heroica de las expediciones antárticas, aún es sinónimo de leyenda, privaciones y gloria.
3
El estrecho de Le Maire es un eterno favorito. Bajo un cielo rosa pálido, los glaciares avanzan lentamente desde las montañas hasta el mar. La zódiac se desliza hasta más allá de un témpano de hielo...
4
Llegar al cabo Evans, en la isla de Ross, nunca ha sido fácil. Los esqueletos de perro se blanquean en la arena bajo el sol antártico, un recuerdo de la marcha mortal del capitán Robert Scott. Dentro...
5
Al entrar en la cabaña de Shackleton, en el cabo Royds (isla de Ross), se accede a un mundo de hace un siglo. Sorprendentemente intacta, la casa de madera es muy acogedora. En unos estantes se alinean...
6
Pese a la rudeza de los balleneros que faenaban en las aguas de la península Antártica a principios del s. XX, bautizaron este puerto como Paraíso, obviamente fascinados por los impresionantes...
7
En la parte posterior del cementerio de balleneros de Grytvike, una enorme lápida de granito señala la última morada del explorador británico Ernest Shackleton, conocido por sus hombres como “el Jefe”...
8
Esta isla, con su puerto secreto, laderas con nieve cubierta de ceniza y colonia de pingüinos oculta en el Baily Head, ofrece la rara oportunidad de navegar por el interior de un volcán. Calificada de...
9
Las heladas aguas de la península Antártica figuran entre las mejores del mundo para darle al remo. Es increíble ver cómo los remos cortan la cristalina superficie de estas aguas a bajo cero, entre...
10
¿Cuál es la mejor de las muchas bahías y ensenadas de la península Antártica? La bahía de Charlotte suma muchos puntos. Al igual que puerto Paraíso, puede haber icebergs recién desprendidos en sus...
11
Una de las mayores recompensas de navegar por el océano Antártico es la posibilidad de ver ballenas durante su migración en estas aguas ricas en kril. Navegar junto a la orilla en una zódiac no es lo...
12
La Expedición Antártica Australiana de Douglas Mawson no previó, cuando en 1911 estableció su base en la bahía de la Commonwealth de la Antártida oriental, cerca del cabo Denison, que los fuertes...
13
Cada año, decenas de miles de viajeros visitan la restaurada casa de Bransfield, el edificio principal de la Base A, construido por los británicos en el puerto Lockroy durante la II Guerra Mundial.
14
Conocida como Mac Town, la base más grande de la Antártida, operada por EE UU, es para muchos el punto desde el que avanzar hacia el interior. De vez en cuando, enormes cargueros C-5 aterrizan en la...
15
Esta impresionante capa de hielo, que se alza en el mar de Ross, suponía una intimidante barrera para muchos exploradores antárticos. De hecho, el lugar era conocido simplemente como “la Barrera”,...
1
Hay diversos cruceros, pero, en general, empiezan en Ushuaia (Argentina) y cruzan el pasaje de Drake. La duración de la travesía depende del tamaño del barco y del tiempo (entre un día y medio y...
2
Este itinerario incluye la región de la península, llena de fauna y espectaculares paisajes y donde está la impresionante e histórica Georgia del Sur, con lugares relacionados con Ernest Shackleton.
3
Aquí hace más frío y viento, hay más icebergs tabulares y menos fauna. La región del mar de Ross incluye algunos de los territorios más espectaculares de la Antártida, los puntos de partida de los...
Mapa
Antártida

Descubrir Antártida de otra forma

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.
iati seguros

Artículos más leídos

Visitar el Titanic con Blue Marble Private, Terranova, Canadá
Quien crea haberlo visto todo puede refrescar su lista de “cosas que hacer en la vida” con estas 10 nuevas e increíbles propuestas y experiencias que le ofrece el 2018.
www.bluemarbleprivate.com
Crucero de exploración
Hay cruceros sin bufé libre, sin destinos tradicionales y sin actividades clásicas; hay cruceros para explorar y conocer mejor este mundo. ¡Descúbrelos!
Christian_Faludi_Shutterstock
Antártida
Viajar a la Antártida, una selva blanca de una deslumbrante belleza natural, es un sueño para muchos viajeros.
polarman_Shutterstock

Dónde dormir

Con más de 1.750.000 alojamientos e innumerables ofertas que se actualizan a diario, el viajero podrá reservar el hotel, la villa, el apartamento o incluso el riad ideal para disfrutar al máximo su estancia.