Información y Consejos de Salud para ir a Myanmar

La información que sigue recoge una serie de consejos generales que en ningún caso pueden sustituir el asesoramiento de un médico especialista.

Antes de partir

Seguro

Conviene cerciorarse de que el seguro de viaje o seguro privado de salud cubre todos los eventuales problemas médicos; el sistema sanitario de Myanmar deja mucho que desear, y aunque Yangón cuenta con hospitales de nivel internacional para casos graves, podría precisarse una evacuación en avión a algún país vecino.

Vacunas recomendadas

Se debe aportar un certificado de vacunación de fiebre amarilla si se ha estado en alguna región afectada (como África o Sudamérica) en los seis días previos a la entrada a Myanmar. En cualquier caso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda las siguientes vacunaciones a quienes viajen a Myanmar:

Difteria y tétanos Se aconseja un único recordatorio de la vacuna, si no se ha hecho en los últimos 10 años.

Hepatitis A Garantiza una protección de casi el 100% durante un año. Si se repite al cabo de 12 meses, la protección abarcará otros 20 años más.

Hepatitis B Hoy se considera rutinaria entre los viajeros. Se administra en tres tomas a lo largo de seis meses. Existe otra alternativa más rápida, en una vacunación combinada con la hepatitis A.

Sarampión, paperas y rubeola (triple vírica) Se exigen dos dosis de triple vírica, a no ser que ya se hayan padecido las enfermedades. A muchos adultos jóvenes se les exige un recordatorio.

Polio En los últimos años no se ha tenido noticia de ningún caso de polio en Myanmar. Los adultos solo necesitan un recordatorio para estar protegidos de por vida.

Tifus Es recomendable, salvo si el viaje dura menos de una semana y solo se visitan ciudades desarrolladas. La vacuna ofrece una protección cercana al 70%, dura entre dos y tres años y se administra en una única toma. Existen pastillas, pero la inyección es más aconsejable porque provoca menos efectos secundarios.

Varicela Si no se ha pasado la varicela, se recomienda al viajero consultar con su médico de cabecera.

Botiquín

  • Llévense los medicamentos en su embalaje original para facilitar su identificación.
  • Llévese una carta firmada y fechada por el médico de cabecera en la que se describa la condición física del viajero y los medicamentos que consume, indicando el nombre genérico.
  • Si se padece del corazón, apórtese una copia de un electrocardiograma realizado justo antes del viaje.
  • Llévese una dosis adicional de todo medicamento de consumo habitual, en previsión de pérdida o robo.
  • Contratar un seguro de viaje.

Información en la Red

La guía Healthy Travel – Asia & India de Lonely Planet, en inglés, resulta muy práctica. En español, véanse los libros Los viajes internacionales y la salud, del doctor Enrique Marcelino Otharán, y La salud en sus viajes en 200 preguntas, de Jean-Paul Ehrhardt.

Entre los recursos en internet destacan:

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC; www.cdc.gov/spanish)

La salud también viaja (http://www.mspsi.gob.es/profesionales/saludPublica/sanidadExterior/salud/home.htm)

Organización Mundial de la Salud (www.who.int/es)

En Myanmar

Disponibilidad y coste de la asistencia sanitaria

Fuera de Yangón, la asistencia médica suele ser pésima, y solo se debe acudir a los hospitales locales en caso extremo. Lo mejor es contactar con la embajada pertinente, desde donde remitirán al viajero a alternativas de más calidad.

No obstante, téngase en cuenta que recibir asistencia médica de estilo occidental puede resultar caro. Una primera visita con un médico internacional en Yangón cuesta un mínimo de 50 US$.

Si el viajero cree sufrir alguna enfermedad grave, sobre todo malaria, no debe perder tiempo y ha de dirigirse a las instalaciones sanitarias más cercanas. Siempre es preferible el consejo de un médico que la automedicación.

No se aconseja comprar medicinas en cualquier comercio ya que abundan los medicamentos falsos y caducados.

Enfermedades infecciosas

He aquí las más comunes entre los viajeros:

Dengue Es un problema cada vez mayor en Myanmar. El mosquito que transmite el dengue pica tanto de día como de noche, de modo que hay que utilizar siempre protección antimosquitos. Entre sus síntomas se cuentan la fiebre alta, la cefalea, el dolor de huesos, las erupciones y la diarrea. Carece de tratamiento específico, más allá de reposo y paracetamol (pero no ácido acetilsalicílico, la aspirina, pues incrementa el riesgo de hemorragias).

Hepatitis A Transmitida por los alimentos y el agua, este virus infecta el hígado y causa ictericia (piel y ojos amarillos), náuseas y letargo. Todo aquel que viaje a Myanmar debe estar vacunado contra ella.

Hepatitis B La única enfermedad de transmisión sexual que puede prevenirse mediante la vacunación se contagia por los fluidos corporales.

Hepatitis E Se transmite por alimentos y agua en mal estado y presenta los mismos síntomas que la hepatitis A, si bien es mucho menos común. Se trata de una dolencia grave en embarazadas, que puede causar la muerte de la madre y el hijo. No existe una vacuna, solo se previene siguiendo directrices seguras de alimentación y bebida.

VIH El principal método de transmisión es el sexo sin protección.

Gripe Puede complicarse en mayores de 65 años o en personas con problemas cardíacos o diabetes, a las que se recomienda vacunarse. Carece de tratamiento específico, aparte de reposo y paracetamol.

Malaria Si bien no suelen darse casos ni en Yangón ni en Mandalay, la malaria (que puede ser letal si no se trata) está bastante presente en el resto de Myanmar en altitudes por debajo de los 1000 m. Antes de partir, conviene acudir a un médico para conocer la medicación y la dosis apropiada para cada uno; en algunas regiones del país existen cepas de la enfermedad resistentes a los fármacos con mefloquina. Dondequiera que se vaya, hay que llevar pantalones largos, manga larga y rociarse con antimosquitos. También hay que dormir en habitaciones con aire acondicionado o mosquiteras en las camas.

Rabia Riesgo potencial (y letal si no se trata), se contagia por la mordedura o el lametón de un animal infectado (en particular, perros y monos). Vacunarse antes de ir simplifica el tratamiento posterior. Tras ser mordido por un animal hay que lavar la herida con agua y jabón, para luego aplicar un antiséptico con yodo. Si no se está vacunado, es primordial recibir la antirrábica lo antes posible.

Tifus Esta grave infección bacteriológica se transmite por los alimentos y el agua. Algunos síntomas son la fiebre, la cefalea, la tos seca y el dolor estomacal. La vacunación, recomendada a todos los que vayan a estar más de una semana en Myanmar y el sureste asiático, no es totalmente efectiva, así que hay que estar atento a lo que se come o se bebe.

Diarrea La causa una bacteria y es, sin duda, el problema más común entre los viajeros. El tratamiento pasa por mantenerse bien hidratado y utilizar formulaciones de sales como Citorsal. Antibióticos como la norfloxacina y la ciprofloxacina acaban con la bacteria.

La loperamida es solo un antidiarreico pero puede ser útil en determinadas situaciones (trayectos largos en autobús). En caso de no responder a los antibióticos, se aconseja acudir al médico.

La disentería amebiana es poco frecuente en viajeros; uno de sus síntomas es presentar sangre en las deposiciones. En tales casos el tratamiento es doble: tinidazol o metronidazol para eliminar el parásito y un segundo fármaco para erradicar los quistes.

La giardiasis es relativamente común. Los síntomas incluyen náuseas, hinchazón, exceso de gases, fatiga y diarrea intermitente. El mejor tratamiento es el tinidazol y, como segunda opción, el metronidazol.

Riesgos específicos

Contaminación atmosférica

La contaminación del aire es un problema cada vez más acuciante, sobre todo en Yangón. En caso de padecer problemas respiratorios graves, conviene acudir al médico antes de viajar a cualquier núcleo urbano muy contaminado. Este tipo de polución provoca también problemas respiratorios menores como sinusitis, garganta seca y ojos irritados.

Submarinismo

Los submarinistas y los surfistas deben buscar consejo médico especializado antes de viajar para asegurarse de que su botiquín contiene tratamiento contra los cortes con coral y las infecciones tropicales de oído, más allá de las medicinas habituales. Los buceadores han de comprobar que el seguro cubre el aeroembolismo. Antes de partir conviene hacerse un chequeo especializado, pues existen condiciones médicas incompatibles con el buceo; además, las consideraciones económicas pueden eclipsar a las médicas en el caso de algunas empresas de buceo que operan en Myanmar.

Comida

Más que de los puestos callejeros –donde la comida se cocina en el momento–, conviene desconfiar de los restaurantes, donde hay más posibilidades de contraer diarrea. Evítese el pescado y la comida que lleva mucho tiempo en el bufé. Asimismo, conviene pelar toda la fruta, cocinar la verdura y dejar en remojo la ensalada con agua yodada durante al menos 20 min. Se aconseja comer en restaurantes concurridos.

Calor

Muchas zonas de Myanmar son calurosas y húmedas todo el año. Puede costar dos semanas aclimatarse. Es habitual que los pies y los tobillos se hinchen y que los músculos sufran calambres por el exceso de sudoración. Hay que evitar la deshidratación y la actividad a temperaturas excesivas.

La deshidratación es la principal causa de los golpes de calor, cuyos síntomas incluyen debilidad, jaquecas, náuseas o vómitos, piel sudorosa, pulso débil y una temperatura corporal normal o algo elevada. Se trata protegiéndose del calor, aplicando trapos húmedos sobre la piel, tumbándose con las piernas en alto y rehidratándose con agua con un cuarto de una cucharadita de sal por litro.

La insolación es una emergencia médica grave, con síntomas que se manifiestan en poco tiempo como debilidad, náuseas, cuerpo caliente y seco y fiebres superiores a los 41°C, mareo, confusión, pérdida de coordinación, desmayo o pérdida de consciencia temporales. Búsquese asistencia médica e iníciese el enfriamiento apartando del calor a la persona afectada, quitándole la ropa y aplicando trapos húmedos, sobre todo en ingle y axilas.

La fiebre miliar –un sarpullido de bultos diminutos– se da cuando el sudor se queda bajo la piel. Se trata guareciéndose del calor, permaneciendo en una zona con aire acondicionado durante unas horas y mediante duchas frías. Las cremas obturan la piel, de modo que hay que evitarlas.

Picaduras de insectos

Chinches Aunque no son portadores de enfermedades, sus picaduras son muy molestas. Viven en las grietas de muebles o paredes y por la noche emigran a las camas para picar a quien encuentren. Las picaduras se tratan con antihistamínicos.

Abejas o avispas Los alérgicos deben llevar una inyección de adrenalina (como EpiPen) para emergencias.

Medusas En la mayor parte de playas de Myanmar no existe peligro. Cuando pican, hay que echar vinagre sobre la zona afectada para neutralizar el veneno. Si empeora, se recomienda tomar analgésicos y acudir a un médico.

Sanguijuelas Habitan en la selva tropical. No transmiten enfermedades, pero las mordeduras pueden resultar molestas hasta varias semanas después y se infectan con facilidad. Para evitar estos extremos, aplíquense antisépticos con yodo.

Piojos Frecuentan cabeza y pubis. Se transmiten mediante el contacto cercano con una persona infectada. Se aconseja aplicar varias veces un champú antipiojos, como la permetrina.

Garrapatas Suelen encontrarse por las zonas rurales. En caso de picadura o síntomas como erupción, fiebre o dolor muscular, consúltese a un médico. La doxiciclina previene las enfermedades provocadas por estos bichos.

Problemas dermatológicos

Las erupciones por hongos son comunes en climas húmedos; dos de ellas afectan a los viajeros. La primera suele darse en ingles, axilas y entre los dedos de los pies y comienza con una mancha rojiza que se va extendiendo poco a poco y pica; se trata secando bien la piel, evitando los roces y utilizando fungicidas como clotrimazol o Lamisil. También es común la tiña versicolor, un hongo que provoca pequeñas manchas pálidas, sobre todo en espalda, pecho y hombros. Consúltese a un médico.

En los climas húmedos, los cortes y los arañazos se infectan con facilidad, por lo que conviene lavar al instante cualquier herida y aplicar antisépticos. Si se presenta algún signo de infección (dolor cada vez más intenso y rojez), debe acudirse a un médico. Los submarinistas y los surfistas deben tener especial cuidado con los cortes con el coral, pues se infectan con facilidad.

Serpientes

En Myanmar hay numerosas especies, tanto venenosas como inofensivas. En zonas donde es posible encontrar serpientes hay que vestir siempre botas y pantalones largos. En caso de mordedura, inmovilizar con un vendaje elástico bien ceñido el miembro afectado, entre la herida y el pecho. No ha de apretarse hasta el punto de cortar la circulación y deben mantenerse siempre a la vista los dedos, para comprobar que conservan el riego sanguíneo. Tras inmovilizar el miembro con una tablilla, la víctima ha de recibir atención médica. Evítese utilizar torniquetes y succionar el veneno. Existe antídoto para casi todas las especies.

Salud de la mujer

Las embarazadas deben acudir a un especialista antes de la partida. La mejor época para viajar es entre las 16 y las 28 semanas de gestación, cuando el riesgo es menor y, por lo general, las mujeres sienten menos molestias. Durante el primer trimestre se corre peligro de aborto y en el tercero se pueden dar complicaciones, como parto prematuro y presión sanguínea alta. Lo más sensato es viajar acompañadas y llevar siempre una lista de servicios médicos en la zona, así como asegurarse de que se faciliten los cuidados prenatales básicos. Evítense las zonas rurales, donde el transporte y los puestos médicos son escasos. Ante todo, hay que asegurarse de que el seguro de viaje cubra todas las posibilidades relacionadas con el embarazo, como el parto prematuro.

La malaria es una enfermedad muy peligrosa para el embarazo. La OMS recomienda a las embarazadas que no viajen a las zonas con malaria resistente a la cloroquina. Ninguno de los medicamentos contra la malaria es del todo eficaz durante el embarazo.

La diarrea puede producir una rápida deshidratación y desestabilizar el flujo sanguíneo en la placenta. Muchos de los medicamentos para tratar la diarrea no se prescriben para embarazadas; por contra, la azitromicina se considera segura.

Tal vez haya menos disponibilidad de anticonceptivos, por lo que se recomienda llevar provisiones. El calor, la humedad o los antibióticos pueden producir llagas, que deben tratarse con cremas u óvulos fungicidas como el clotrimazol. Otra alternativa práctica es un único comprimido de fluconazol (diflucan). Las infecciones del tracto urinario se producen a causa de la deshidratación y los viajes largos en autobús sin paradas para ir al baño; es aconsejable llevar antibióticos adecuados.

Medicina tradicional

Los sistemas de medicina tradicional están bastante extendidos en Myanmar. Deben evitarse los remedios caseros, pues a menudo resultan poco fiables y pueden acarrear complicaciones. En comparación, los sistemas tradicionales de curación, como la medicina china, son respetados y algunos médicos occidentales han empezado a aplicar ciertas prácticas de ellos.

Todos los sistemas médicos tradicionales de Asia hablan de una fuerza vital que enferma cuando se bloquea o se desequilibra. Para devolver la estabilidad a dicha fuerza se utilizan técnicas como los masajes, la acupuntura o los remedios a base de hierbas. Esas terapias funcionan para la fatiga crónica, la artritis, el síndrome de colon irritable, las enfermedades de piel y otras dolencias crónicas. La medicina tradicional no debe utilizarse para infecciones agudas, como la malaria.

Natural no siempre significa sano y se pueden producir interacciones entre los remedios herbáceos y los medicamentos occidentales. En caso de utilizar los dos sistemas hay que informar a ambos médicos de lo que ha prescrito el otro.

 

Informarse es importante

Antes y durante el viaje recomendamos que cualquier información relacionada con seguridad, salud, trámites administrativos como la expedición de visados, etc. sea verificada con el Ministerio de Asuntos Exteriores del país del viajero.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Desierto del Sáhara, Marruecos
Una selección de 9 destinos para celebrar el Fin de Año y conocer distintas costumbres y planes alternativos para esta noche festiva, antes y después de las doce.
Kanuman_Shutterstock
Restaurante vegetariano en Melbourne, Australia
Ser vegetariano o vegano y viajar cada vez es más fácil. Aquí van unos cuantos restaurantes que harán las delicias de todos los viajeros, también de los no carnívoros.
Nils_Versemann_Shutterstock
Crucero de exploración
Hay cruceros sin bufé libre, sin destinos tradicionales y sin actividades clásicas; hay cruceros para explorar y conocer mejor este mundo. ¡Descúbrelos!
Christian_Faludi_Shutterstock