Cómo llegar a Turkmenistán

Los viajeros que llegan al país por vía terrestre suelen sufrir controles más rigurosos que los que lo hacen por aire. El control de equipajes puede ser muy exhaustivo en los solitarios puestos fronterizos, pero en el aeropuerto de Asjabad, dotado de poco personal, parecen más interesados en gestionar la entrada de pasajeros de forma rápida que en curiosear los objetos personales del viajero. Los portadores de un visado turístico o de negocios deberán abonar la tasa de entrada y recoger su pase de entrada.

En el 2017 el Gobierno introdujo una nueva tasa turística. El visitante paga 2 US$ diarios durante su estancia, que se suelen añadir a la factura del hotel.

Tasa de entrada y salida a Turkmenistán

Al entrar en el país hay que pagar 14 US$/persona (en efectivo y en dólares), según la nacionalidad; normalmente facilitan cambio. Las aerolíneas incluyen la tasa de salida aérea internacional en el precio del billete. No se paga en los vuelos nacionales, ni en viajes terrestres o marítimos.

Avión a Turkmenistán

El único aeropuerto internacional que recibe vuelos de pasajeros es el de Asjabad. Lufthansa ofrece seis vuelos semanales a Fráncfort, vía Bakú.
S7 Airlines vuela entre Asjabad y Moscú dos veces por semana.
Turkish Airlines fleta dos vuelos diarios de Estambul a Asjabad.

Por tierra

Los poseedores de un visado pueden entrar en Turkmenistán desde todos los países colindantes, aunque las fronteras más utilizadas son las de Uzbekistán e Irán. No existen servicios internacionales de tren o autobús a/desde Turkmenistán. Las fronteras terrestres abren a diario de 9.00 a 18.00, pero muchas cierran a la hora del almuerzo.

A/desde Afganistán

Serkhetabat (antes conocida como Gushgi) es la localidad fronteriza con Afganistán. Actualmente cruzar por este paso es bastante fácil, aunque los guardias de ambas fronteras llevan a cabo controles muy rigurosos. Es preferible utilizar el paso solo en horario diurno; en caso de llegar tarde, el viajero deberá pernoctar con una familia local, pues no hay hoteles en la ciudad.

El puesto está 3 km al sur de Serkhetabat. Al salir de Turkmenistán, hay que recorrer 1,5 km a pie hasta el primer pueblo afgano (Torghundi); desde allí, un taxi tarda 2 h en llegar a Herat. Si el viajero va en dirección contraria, deberá conseguir transporte de Herat a Torghundi (30 US$ en vehículo compartido), y pagar una tasa aduanera de 14 US$ en un banco de la ciudad (1,5 km al sur de la frontera), o quizá una propina al oficial de la frontera para que lo haga por él.

El paso fronterizo de Saparmura (llamado Imam Nazar), cerca de Atamurat (también conocido como Kerki), es utilizado por el personal de la ONU, pero en el momento de redactar esta guía no era aconsejable para los viajeros independientes.

A/desde Irán

El punto de salida más fácil es Gaudan/Bajgiran, al sur de Asjabad, que forma un pasillo entre la cordillera de Kopet Dag e Irán. Desde Asjabad, se toma un taxi (40-50 TM) para recorrer los 20 km que distan del puesto de control de Yablonovka. Una vez revisado el pasaporte, hay que tomar un marshrutka hasta la frontera. Ya en el otro lado, se toma un taxi (2,50 US$), que transita por unos 20 km de tierra de nadie hasta Bajgiran, desde donde salen autobuses y taxis (20 US$, 4 h) hasta Mashhad.

Turkmenistán también tiene frontera con Irán en Saraghs (circula un tren entre Mashhad y Saraghs, pero no hay servicios internacionales a Turkmenistán) y Gudurolum (accesible solo en automóvil o taxi).

A/desde Kazajistán

Desde Turkmenbashi salen taxis compartidos (120/480 TMT plaza/automóvil), vía Garabogaz, que cruzan la frontera kazaja y llegan a Zhanaozen (Novy Uzen), donde hay transporte adicional hasta Aktau. Entre Garabogaz y la frontera, la carretera se reduce a una pista de tierra muy bacheada. En la frontera suelen registrarse retrasos cuando aparecen caravanas de comerciantes. Téngase en cuenta que a ambos lados de esta remota linde no hay nada: no conviene ahorrar contratando un taxi solo hasta el puesto fronterizo, pues las posibilidades de encontrar transporte para proseguir viaje son muy escasas.

A/desde Uzbekistán

Desde Uzbekistán hay tres puestos fronterizos para entrar en Turkmenistán, y en todos hay que caminar durante unos 10-20 min por una extensa tierra de nadie. A veces hay taxis compartidos (1 US$); es cuestión de suerte que estén operativos.

El paso fronterizo de Farab es el más próximo a Bujará (Uzbekistán) y Turkmenabat (Turkmenistán). Desde Turkmenabat, el trayecto en taxi de 45 km a Farab suele costar 15/4 TMT por taxi completo/plaza. En la frontera se toma otro taxi a Bujará (25 US$), o se alquila uno hasta la localidad uzbeka de Olot (o Karakol), donde se puede tomar un taxi compartido.

El paso fronterizo de Dashoguz es el mejor para quienes se dirijan a Jiva o Urgench. Un taxi desde Dashoguz a la frontera uzbeka no supera los 5 TMT. Desde la frontera a Jiva habrá que pagar unos 20 US$.

Menos utilizado es el paso de Hojeli, a 10 min en taxi (6 TMT) de Kunya-Urgench. Una vez cruzada la frontera hay 30 min por carretera hasta Nukus, en Karakalpakia. Desde la frontera hay transporte público a Hojeli (2 US$) y taxis a Nukus (10 US$).

Por mar

Se puede entrar y salir del país en Turkmenbashi en ferri a/desde Bakú (Azerbaiyán). Aun así, los viajeros advierten que su poca fiabilidad puede hacer que expire el visado mientras se espera para salir o entrar por este paso fronterizo.

 

Cómo moverse por Turkmenistán

Los viajeros con visado de turista deben ir acompañados de un guía, que suele disponer de un vehículo o un todoterreno, por lo que desplazarse por el país resulta cómodo y sencillo (aunque no muy económico). No es habitual que los guías viajen en transporte público con el viajero (con el consecuente ahorro de dinero), aunque tampoco es descartable; se aconseja solicitarlo con tiempo en una agencia de viajes. Los portadores de un visado de tránsito pueden hacer pleno uso del transporte público, y quienes dispongan de un visado de negocios deberán ir acompañados por su patrocinador en todo momento.

Debido a la caída del precio del petróleo y de los ingresos del país, la gasolina cuesta bastante más que en los últimos años. El transporte es aún bastante económico, comparado con los parámetros internacionales, pero cabe esperar constantes aumentos de precio.

Avión en Turkmenistán

El transporte aéreo es asequible y normalmente fiable, y una opción a tener en cuenta si se tiene prisa. Los vuelos nacionales de Turkmenistan Airlines están muy subvencionados para los turkmenos, pero no para los extranjeros; por tanto, la demanda es alta y hay que reservar con antelación. Turkmenistan Airlines vuela a las principales ciudades del país en su flota de modernos Boeing 717. Al ser el aeropuerto principal, casi todos los vuelos llegan y salen de Asjabad, aunque también los hay de Dashoguz a Turkmenbashi, Mary y Turkmenabat, de Mary a Turkmenbashi y de Turkmenbashi a Turkmenabat.

Automóvil y motocicleta en Turkmenistán

Conducir por Turkmenistán es perfectamente posible si se llega con vehículo propio, pero resulta caro y está plagado de complicaciones (bloqueos de carretera, vías en mal estado) y costes adicionales. Significativamente, hay también una tasa de circulación que se calcula por kilómetro para la ruta a través del país.

Marshruktas, microbuses y taxis compartidos

Marshrutkas y microbuses son la forma más eficaz de desplazarse, aunque son incómodos para viajes largos y a menudo no salen hasta que se llenan. Los taxis compartidos, más rápidos y cómodos, son una buena alternativa a los marshrutkas. Además, si tiene prisa, el viajero puede fletar el vehículo entero. Los autobuses son un medio de transporte lento pero económico. El Ministerio de Transporte facilita rutas, horarios y precios.

Tren en Turkmenistán

Lentos pero cómodos, son una excelente forma de ver la campiña y conocer gente. Las tarifas suelen estar en dólares, aunque algunos viajeros dicen haber pagado en manats (TMT). Un viaje de unas 8 h cuesta 15-20 US$.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Museo Jurásico
Con motivo de la publicación para pequeños viajeros 'Cómo ser un cazador de dinosaurios', hacemos un repaso a las mejores excavaciones de dinosaurios.
Pepe Barrios
Viajero con mochila
Echarse a los hombros una vieja mochila y lanzarse a recorrer caminos que han servido de inspiración para toda clase de viajeros.
Richard Giles - Flickr
Tashkent, Uzbekistán
Grandes viajes: la Ruta de la Seda, un viaje exótico por el Asia central.
MisoKnitl / Getty Images / iStockphoto