Volando en bici sobre las Colinas de Chocolate de Filipinas

Pedaleando en el aire en Bohol, Filipinas

En la isla filipina de Bohol le han dado una vuelta de tuerca al ya habitual mundo de las tirolinas en parajes naturales. Aquí han añadido una bicicleta al asunto.

Sentado en la bicicleta miro los 270 metros de cable que tengo por delante. Y, sobre todo, pienso en los 50 metros de altura que me separan del suelo. Antes de abandonar la seguridad de la plataforma, siento un cierto cosquilleo en el estómago que el arnés de seguridad no puede evitar. No es la primera tirolina que hago en mi vida, pero sí va a ser la primera que haga en bicicleta. Es la atracción cumbre del Parque de Aventuras de Chocolate Hills. De fondo, el espectacular escenario de las Colinas de Chocolate de Bohol. Estamos en Filipinas.

Colinas de Chocolate, en Bohol, Filipinas

Visto desde el suelo no puedo evitar la comparación cinematográfica. Con el fondo brillante del cielo apenas se ven los cables de la tirolina. Las bicicletas parecen flotar en el aire. Es como la escena de ET en la que los niños escapan con el pequeño extraterrestre volando con sus bicicletas.

En la isla filipina de Bohol le han dado una vuelta de tuerca al ya habitual mundo de las tirolinas en parajes naturales. Aquí han añadido una bicicleta al asunto. Dos cuerdas paralelas permiten sujetar la bici y darle estabilidad. El visitante sólo deberá pedalear... y no balancearse demasiado. Es la principal advertencia que te dan antes de sentir la magia de ver cómo te desplazas en bici por un cable más estrecho que la propia rueda.

La primera parte del recorrido es sencilla. Una leve pendiente hace que puedas desplazarte sin pedalear. Por debajo, 50 metros de caída hasta los árboles y el manto vegetal que cubre la frondosa isla de Bohol. Al fondo, el espectacular paisaje de las Colinas de Chocolate. Son 1200 conos cársticos cubiertos de vegetación, todos de unos 120 metros de altura, todos similares unos a otros, una de las principales atracciones geológicas del inmenso archipiélago de las Filipinas. Unas colinas que en la época seca se tiñen de marrón y de ahí el nombre.

Pero yo sigo a lo mío, pedaleando en el aire. En la parte central del recorrido es donde más se siente el balanceo del cable, donde más miras de reojo hacia abajo. A partir de ahí, pedaleas hasta la plataforma final donde te colocarán la bici en el cable de vuelta para hacer el camino de regreso. Y ahí ya, con la confianza de haber superado el primer tramo, hasta pedaleas en la pendiente de bajada para coger más velocidad. Unos metros antes del final del recorrido, te detienes sobre la cuerda para la sesión de fotos de rigor. Por 100 pesos filipinos (poco más de dos euros), podrás llevarte una fotografía de recuerdo y te pueden descargar en tu teléfono Android la veintena de fotos que te habrán hecho en este peculiar photocall.

El Bike Zip de Bohol, en Filipinas

El Chocolate Hills Adventure Park (Chap) está situado la localidad de Carmen, en el centro de la isla de Bohol, en Filipinas. La compañía Singapore Airlines (www.singaporeair.com) conecta, haciendo escala en Singapur, Barcelona con Manila, desde donde volar a la isla de Cebú. También se puede volar directamente a Cebú desde Singapur con Silk Air, filial de la misma compañía aérea. Desde Cebú dos horas de ferry te llevan hasta Tagbilarán, ya en la isla de Bohol. Una opción de lujo accesible para alojarse es el Amorita Resort,  en la isla de Panglao, conectada por carretera con Bohol.

 

Texto y fotos: Marino Holgado 

Más información:

Chocolate Hills Adventura Park

Amorita Resort

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.