Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Costa Rica Información práctica

Dinero

Cajeros automáticos

Los cajeros son bastante fáciles de encontrar, incluso en las ciudades más pequeñas. La red Visa Plus es la más extendida, pero en las ciudades y en los destinos turísticos también los hay de la red Cirrus, que aceptan la mayoría de las tarjetas extranjeras. En estas zonas hay otros que dispensan dólares, que vienen bien para pagar hoteles y agencias de viajes. Atención: algunos cajeros automáticos solo aceptan las tarjetas de su propia red.

Moneda y efectivo

La moneda de Costa Rica es el colón (CRC), llamada así, obviamente, por el navegante genovés. Hay billetes de 500, 1000, 5000 y 10 000 colones y monedas de 5, 10, 20, 25, 50 y 100 colones. Las monedas más antiguas son grandes y plateadas mientras que las nuevas son pequeñas y doradas; estas diferencias de color pueden confundir al viajero recién llegado.

Pagar con dólares estadounidenses en Costa Rica no debería ser un problema. En ocasiones los costarricenses los prefieren, ya que ven el dólar como una moneda más estable que el colón. Los dólares nuevos (que tienen las caras de los presidentes más grandes) son los preferidos.

Costa Rica tenía previsto imprimir nuevos billetes en el año 2010, con dos nuevos valores, de 20 000 y 50 000 colones. Los billetes antiguos serán recogidos y destruidos, y dejarán de ser de curso legal. Afortunadamente, los turistas extranjeros no lo tendrán difícil a la hora de distinguir los nuevos de los viejos, ya que los nuevos son de color y anchura diferentes y tienen imágenes distintas de los anteriores.

Tarjetas de crédito

Todos los pagos que se hagan con una tarjeta de crédito internacional suelen llevar una comisión. En algunos bancos se pueden sacar colones y a veces dólares con tarjetas de crédito y débito, si bien la comisión será bastante alta. Las tarjetas se aceptan en hoteles de precio medio y alto, restaurantes caros y algunas agencias de viaje. Todas las agencias de alquiler de coches las aceptan.

Cambio de divisas

Todos los bancos cambian dólares y, algunos, euros y libras esterlinas. Cambiar otras divisas puede ser más complicado. Las colas en los bancos son tremendas, en especial en los estatales (Banco Nacional, Banco de Costa Rica y Banco Popular), si bien no cobran comisión. Los privados (Banex, Banco Interfin, Scotiabank) son más rápidos. Hay que asegurarse de que los billetes están en buen estado ya que si no, no son aceptados.

Impuestos

En los hoteles de precio medio y alto y en los restaurantes hay un impuesto directo del 13,39%; además, los hoteles cobran un impuesto turístico del 3%. Al salir del país, todo el mundo paga una tasa de salida de 26 US$ en dólares, colones o tarjeta de crédito en el aeropuerto Juan Santamaría de San José. 

Propinas

Lo habitual es dejar una propina de 1 US$ por cada servicio de botones y de 1-2 US$ por cada día al portero en los hoteles de precio alto; un poco menos en los hoteles económicos. En las visitas guiadas se recomienda dar al guía unos 5 US$ por persona y día, y al conductor la mitad de lo que se le da al guía. Por supuesto, todas las propinas dependen de la calidad del servicio. A nos ser que los taxistas presten un servicio especial no se les suele dejar propina. Los restaurantes de precio alto pueden añadir un 10% a la cuenta en concepto de servicio. Si no lo añaden siempre se puede dejar una pequeña propina, aunque no es obligatorio.

Cheques de viaje

La mayor parte de los bancos y oficinas de cambio cambian los cheques de viaje con una comisión del 1-3%. Algunos hoteles los aceptan como forma de pago pero no todos, se recomienda enterarse antes. Los cheques preferidos son los que están en dólares; cambiar cheques de viajes en otras divisas puede ser difícil e incluso imposible.

Fuente: Costa Rica 5 (octubre del 2010)

^ Arriba

Salud

Puesto que la mayor parte de las vacunas no provocan la inmunidad hasta dos semanas después de administrarlas, es recomendable ir al médico cuatro u ocho semanas antes de salir. Además, es importante pedir al doctor un certificado internacional de vacunación, conocido también como carné amarillo, en el que se recogen todas las vacunas recibidas. Este certificado es obligatorio para poder entrar en los países que exigen una prueba de vacunación contra la fiebre amarilla, y es recomendable para cualquier destino.

Las medicinas se deben llevar en las cajas originales, claramente etiquetadas. Se recomienda también llevar una carta fechada y firmada por el médico, en la que se describan las posibles enfermedades y medicación necesaria, con los nombres genéricos. Si hay que llevar jeringas o agujas, no está de más tener una carta del médico que aclare los motivos.


SEGURO

La mayoría de los médicos y hospitales esperan el pago en metálico, independientemente de que se disponga de seguro de viaje. Si surge algún problema grave, puede ser más conveniente la evacuación a un país con recursos médicos de última generación. Ya que esto supone un gasto de miles de dólares, es necesario comprobar antes de salir que la póliza de seguro lo cubre. En el sitio web del Departamento de Estado de EE UU (http://www.travel.state.gov/travel/cis_pa_tw/cis/cis_1470.html#companies/) hay un listado de las empresas de seguros de viaje y evacuación médica.

Si el seguro médico no cubre los gastos en el extranjero, hay que considerar la contratación de uno adicional. Es recomendable saber de antemano si en caso de gastos sanitarios en el exterior el seguro pagará directamente a los proveedores o si les reembolsará la cantidad posteriormente.


BOTIQUÍN

paracetamol o aspirina

esparadrapo o cinta de papel

pomada antibacteriana para los cortes y las quemaduras

antibióticos

medicamentos antidiarreicos (p. ej. loperamida)

antihistamínicos para la fiebre del heno y las reacciones alérgicas

medicamentos antiinflamatorios (p. ej. ibuprofeno)

vendas, gasas y rollos de gasa

repelente de insectos (que contenga DEET) para la piel

spray contra insectos (que contenga permetrina) para la ropa, las tiendas de campaña y los sacos de dormir

pastillas de yodo para purificar el agua

sales para rehidratación oral

navaja

tijeras, alfileres, pinzas

crema con esteroides o cortisona para las hiedras venenosas y otras erupciones alérgicas

protector solar

jeringas y agujas esterilizadas

termómetros


INFORMACIÓN EN LA RED

En Internet existen muchos portales sobre la salud del viajero. Para más información, Lonely Planet (www.lonelyplanet.com) es un buen comienzo. Dos sitios web bien documentados son los del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (www.cdc.gov; www.cdc.gov/spanish/) y el de la Organización Mundial de la Salud (www.who.int; www.who.int/es/index.html). Otra web de interés general es MD Travel Health (www.mdtravelhealth.com), con recomendaciones sanitarias muy completas y actualizadas para viajes por todos los países. El Ministerio de Sanidad español (www.msc.es/profesionales/saludPublica/sanidadExterior/salud/home.htm), ofrece en su web información, consejos y un mapa de los centros de vacunación en España por comunidades autónomas.

Suele ser oportuno consultar el sitio web de salud de viajes del Gobierno de origen antes de salir, si dispone de él:

EE UU (www.cdc.gov/travel)

España (maec.es)


OTRAS LECTURAS

Para más información, véase Healthy Travel Central & South America, de Lonely Planet. Si se va a viajar con niños, la publicación de Lonely Planet Travel with Children también es útil. Otras buenas obras son ABC of Healthy Travel, de E. Walker y cols., y, en español, Los viajes internacionales y la salud: una guía para el turismo convencional y de aventura, de Enrique Marcelino Otharán.

Si se proyecta viajar por zonas remotas durante un largo período de tiempo, una guía especializada es El viajero global. Consejos de salud para viajar seguro, de Manuel Corachán y Joaquím Gascón. Incluye recursos para problemas que se pueden plantear durante el viaje y dedica un capítulo específico a la tercera edad y los discapacitados. También son interesantes Médico de bolsillo de Stephen Bezruchka, Manual de salud para viajeros sin fronteras, de Nick Jones, y La salud en sus viajes en 200 preguntas, de Jean Paul Ehrhardt.



DURANTE EL TRAYECTO

TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA

Durante un viaje en avión pueden aparecer coágulos de sangre en las piernas, llamados trombosis venosa profunda, provocados principalmente por una inmovilidad prolongada; cuanto más largo sea el vuelo, mayor será el riesgo. Aunque la mayoría de los coágulos se reabsorben sin más problemas, algunos se desprenden y viajan por los vasos sanguíneos hasta llegar a los pulmones, donde pueden provocar complicaciones que conlleven un riesgo para la vida.

El principal síntoma de este tipo de trombosis es la hinchazón o el dolor de los pies, de las rodillas o de las pantorrillas, normalmente solo de un lado, aunque no siempre. Cuando un coágulo de sangre viaja hasta los pulmones, puede provocar dolor de pecho y dificultad para respirar. Los viajeros que experimenten alguno de estos síntomas deben pedir de inmediato asistencia médica.

Para evitar que se desarrolle la trombosis venosa profunda en un vuelo largo, hay que caminar por la cabina, realizar compresiones isométricas de los músculos de las piernas (p. ej. contraer los músculos mientras se está sentado), beber bastante líquido y evitar el alcohol y el tabaco.


DESFASE HORARIO Y MAREO

El desfase horario es normal cuando se cruzan más de cinco zonas horarias y provoca insomnio, fatiga, malestar o náuseas. Para evitarlo, hay que beber mucho líquido, sin alcohol, y comer alimentos ligeros. Después de llegar, es recomendable exponerse a la luz del sol y reajustar los horarios de comidas, sueño y demás lo antes posible.

Los antihistamínicos, como el dimenhydrinate y la meclicina suelen ser la primera opción para tratar los mareos; su principal efecto secundario es la somnolencia. El jengibre es una hierba alternativa que funciona muy bien en algunas personas.



EN COSTA RICA

ASISTENCIA MÉDICA Y COSTE

La asistencia médica es buena en casi todas las ciudades, pero en las zonas rurales es limitada. Para una urgencia médica, se puede acudir a:

CIMA San José (2208-1000; autopista Próspero Fernández, San José) Está 500 m al oeste del peaje de la autopista de Santa Ana.

Clínica Bíblica (2522-1000/1030; www.clinicabiblica.com; av. 14, entre calles Central y 1)

Hospital Nacional de Niños (2222 0122; calle 14 esq. con av. Central, San José) Sólo para niños menores de 12 años.

Centro de toxicología (2223-1028)

Ambulancia de la Cruz Roja (128, en San José 2221-5818)

Hospital San Juan de Dios (2257-6282; Paseo Colón esq. con calle 14, San José)

 

La mayor parte de las farmacias disponen de bastantes productos y los farmacéuticos tienen permiso para recetar. Si hay que tomar alguna medicación de forma regular, es conveniente conocer el nombre genérico (científico), ya que muchos productos farmacéuticos reciben nombres diferentes en Costa Rica. Las siguientes farmacias están abiertas las 24 horas:

Farmacia Clínica Bíblica (2522-1000; calle 1 esq. con av. 14, San José)

Farmacia Clínica Católica (2283-6616; Guadalupe, San José)

Farmacia El Hospital (2222-0985)

ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Enfermedad de Chagas

Es una infección parasitaria que se transmite a través de los insectos triatominos, conocidos como vinchucas, que habitan en las grietas de las paredes y de los techos de las casas de mala calidad en Centro y Sudamérica. En Costa Rica, la mayor parte de los casos se dan en Alajuela, Liberia y Puntarenas. El insecto triatomino deja sus heces sobre la piel humana cuando pica, normalmente de noche. La persona se infecta cuando, sin darse cuenta, se restriega las heces por la picadura o por cualquier otro orificio. Entre los síntomas de la enfermedad están, por ejemplo, la fiebre y la inflamación del bazo, del hígado y de los nodos linfáticos. La enfermedad de Chagas es muy rara entre los viajeros. No obstante, si se duerme en una casa de construcción precaria, sobre todo si está hecha de barro, de adobe o de paja, hay que protegerse con una mosquitera y con un buen repelente.

Dengue o fiebre rompehuesos

Se trata de una infección viral propia de Centroamérica. En Costa Rica, todos los años hay brotes con cientos de personas afectadas. Es transmitido por los mosquitos Aedes, que prefieren picar durante el día y normalmente se encuentran cerca de zonas habitadas y en interiores. Suelen criar en contenedores de agua artificial como tarros, barreños, latas, cisternas, bidones de metal, contenedores de plástico y neumáticos viejos. Como resultado, el dengue es común sobre todo en las zonas muy pobladas, en entornos urbanos.

Por lo general, el dengue provoca síntomas parecidos a los del resfriado, como fiebre, dolor muscular, dolor de articulaciones y de cabeza, náuseas y vómitos, a veces seguidos de una erupción. El dolor corporal puede ser bastante incómodo, pero la mayor parte de los casos se solucionan sin problemas en unos días. Los casos más graves se dan entre niños menores de 15 años que sufran una segunda infección de dengue.

No hay un tratamiento real para el dengue, aparte de los analgésicos, como el acetaminofeno o el paracetamol, y la ingestión de líquidos. Los casos más graves pueden requerir la hospitalización para introducir líquidos intravenosos y proporcionar una asistencia más avanzada. No existe vacuna. La clave de la prevención son las medidas de protección contra insectos.

Hepatitis A

Es la segunda infección más común entre las relacionadas con los viajes, después de la diarrea. Es una infección viral del hígado que se adquiere normalmente por la ingestión de agua, comida o hielo contaminados, aunque también por contacto directo con personas infectadas. La enfermedad se da en todo el mundo, pero la incidencia es mayor en los países en vías de desarrollo. Entre los síntomas se encuentran fiebre, malestar, ictericia, náuseas, vómitos y dolor abdominal. La mayor parte de los casos se soluciona sin complicaciones, aunque a veces provoca daños graves en el hígado. No existe tratamiento.

La vacuna de la hepatitis A es muy segura y efectiva. Si se toma una vacuna de refuerzo entre 6 y 12 meses después, puede durar al menos 10 años. Hay que vacunarse antes de ir a Costa Rica o a cualquier otro país en vías de desarrollo. Las embarazadas y los niños menores de 2 años deben ponerse una inyección de gammaglobulina, ya que para ellos la vacuna no es segura.

Hepatitis B

Al igual que la hepatitis A, la hepatitis B es una infección del hígado que se da en todo el mundo, pero es más común en los países en vías de desarrollo. Al contrario que la hepatitis A, esta enfermedad se suele contraer por contacto sexual o exposición a sangre infectada, sobre todo por transfusiones de sangre o jeringas contaminadas. Solo se recomienda la vacuna para viajeros de estancias superiores a seis meses y que vayan a vivir en zonas rurales o a tener un estrecho contacto físico con la población local. Además, se recomienda la vacuna para todos los que prevean contacto sexual con habitantes de la zona o que puedan necesitar tratamiento médico, dental o de otro tipo cuando estén en el extranjero, sobre todo si se trata de transfusiones o inyecciones.

La vacuna de la hepatitis B es muy segura y efectiva. Sin embargo, son necesarias tres inyecciones para adquirir inmunidad total. Algunos países añadieron la vacuna de la hepatitis B a la lista de inmunizaciones infantiles rutinarias en la década de 1980, por lo que muchos adultos jóvenes están ya protegidos.

VIH/sida

Está presente en todos los países de Centroamérica. Hay que asegurarse de utilizar preservativos en todas las relaciones sexuales.

Leishmaniasis

Existente en las montañas y selvas de todos los países de Centroamérica. La infección se transmite por las moscas de la arena, cuyo tamaño es el tercio de un mosquito. La mayoría de los casos se dan en bosques recién despejados o en zonas de segundo crecimiento. La mayor incidencia está en Talamanca. En Costa Rica se suele limitar a una infección de la piel, con un lento crecimiento de úlceras en las partes más expuestas del cuerpo, pero las infecciones más graves se producen en personas con VIH. No existe vacuna. Para protegerse de las moscas de la arena, hay que seguir las mismas precauciones que para los mosquitos, aunque la malla de la mosquitera debe ser más fina.

Leptospirosis

Se adquiere por exposición al agua contaminada por la orina de animales infectados. Los que hagan rafting en aguas bravas corren un riesgo mayor. En Costa Rica, la mayor parte de los casos se dan en Limón, Turrialba, San Carlos y Golfito. Se han registrado casos entre habitantes de Puerto Limón que se han bañado en arroyos de la zona. Se puede originar un brote de la enfermedad en una inundación, momento en el que las aguas residuales pueden contaminar las fuentes de agua. Los síntomas iniciales, que se asemejan a un resfriado leve, suelen remitir pasados unos días, con o sin tratamiento, pero algunos casos se complican con ictericia o meningitis. No existe vacuna. Se puede minimizar el riesgo si se evitan las zonas de agua dulce que puedan estar contaminadas por orina animal. Para hacer actividades de riesgo, como el rafting en una zona con un brote en curso, hay que tomar 200 mg de doxiciclina una vez a la semana como medida preventiva. Si se produce el contagio, el tratamiento consiste en 100 mg de doxiciclina dos veces al día.

Malaria

Se da en todos los países de Centroamérica. Se transmite por las picaduras de mosquito, normalmente entre el anochecer y el alba. El síntoma principal es una fiebre aguda alta, que puede ir acompañada por escalofríos, sudores, dolor de cabeza y cuerpo, debilidad, vómitos o diarrea. Los casos más graves pueden afectar al sistema nervioso y provocar ataques, confusión, el coma y la muerte.

Se recomienda tomar las pastillas contra la malaria para ir a las provincias de Alajuela, Limón (excepto para Puerto Limón), Guanacaste y Heredia. El riesgo es mayor en los cantones de Los Chiles, provincia de Alajuela, y de Matina y Talamanca, provincia de Limón.

Para Costa Rica, la pastilla contra la malaria más recomendada es la cloroquina, que se toma una vez a la semana en una dosis de 500 mg; hay que comenzar a tomarla una o dos semanas antes de llegar y continuar durante el viaje, así como cuatro semanas después de regresar. La cloroquina es segura, barata y muy efectiva. Los efectos secundarios suelen ser leves, como náuseas, malestar abdominal, dolor de cabeza, mareos, visión borrosa o picores. Reacciones más graves son poco comunes.

Protegerse contra las picaduras de mosquito es tan importante como tomar las pastillas de la malaria, ya que no son efectivas al 100%.

Si durante el viaje no se va a tener acceso a asistencia médica, es recomendable llevar pastillas adicionales para un posible tratamiento de emergencia; habrá que tomarlas si no se consigue contactar con un médico y se empiezan a desarrollar síntomas que indiquen un contagio, como por ejemplo una fiebre aguda alta. Se pueden tomar cuatro pastillas de Malarone una vez al día durante tres días. Cuando se comience la automedicación, es recomendable tratar de ver a un médico lo antes posible.

Si la fiebre se desarrolla después de volver, hay que visitar al médico, ya que los síntomas de la malaria pueden aparecer varios meses después.

Rabia

Es una infección del cerebro y de la médula espinal, casi siempre mortal. El virus de la rabia se encuentra en la saliva de los animales infectados y normalmente se transmite por la mordedura de un animal, aunque la contaminación de alguna herida de la piel con saliva infectada también el contagio puede producir.

La rabia se da en todos los países de Centroamérica. Sin embargo, en Costa Rica solo se han registrado dos casos en los últimos 30 años. La vacuna solo es recomendable para los que se vayan a exponer a un riesgo alto, como espeleólogos o exploradores de cuevas y cuidadores de animales.

Hay que limpiar de manera adecuada y cuidadosa todas las mordeduras y arañazos de animales, con abundante cantidad de jabón y agua. Se debe entrar en contacto con las autoridades sanitarias locales para determinar si hay que aplicar otro tratamiento.

Tifus

La fiebre del tifus se contagia por la ingestión de comida o de agua contaminada por una especie de Salmonella conocida como Salmonella typhi. La fiebre aparece en casi todos los casos; otros síntomas son el dolor de cabeza, el malestar, el dolor muscular, el mareo, la pérdida de apetito, las náuseas o el dolor abdominal, aunque también pueden aparecer diarrea o estreñimiento. Entre las posibles complicaciones se encuentran la perforación intestinal, el sangrado intestinal, la confusión, el delirio y, rara vez, el coma.

A no ser que se pretenda comer siempre en hoteles y restaurantes de primera calidad, es recomendable ponerse la vacuna contra el tifus. Normalmente es oral, pero también está disponible en inyección. Ninguna de ellas está aceptada para niños menores de 2 años.

El medicamento elegido para la fiebre del tifus suele ser un antibiótico quinolónico, como el ciprofloxacin o el levofloxacin, que muchos viajeros llevan para tratar la diarrea. Sin embargo, si se recurre a la automedicación para el tifus, es probable que también se necesite la de la malaria, ya que los síntomas de estas dos enfermedades son imposibles de distinguir.

DIARREA

Para prevenir la diarrea, las frutas y verduras frescas solo se deben comer si están cocinadas o peladas; hay que estar atento a los productos del día que puedan contener leche sin pasteurizar y ser muy selectivo con toda la comida que se compre en la calle. El agua de grifo suele ser potable, pero si se viaja por zonas menos transitadas es mejor beber agua embotellada y evitar la del grifo, a menos que haya sido hervida, filtrada o desinfectada con agentes químicos (pastillas de yodo).

Si aparece diarrea, hay que beber mucho líquido, sobre todo alguna solución para rehidratación oral que contenga bastante sal y azúcar. Unas cuantas deposiciones no necesitarán tratamiento, pero si se experimentan más de cuatro o cinco al día, hay que empezar a tomar antibióticos (normalmente un medicamento quinolónico) y un agente antidiarreico, como la loperamida. Si en la diarrea hay sangre o dura más de 72 horas, si va acompañada de fiebre, escalofríos o un fuerte dolor abdominal, se debe buscar atención médica.


RIESGOS ESPECÍFICOS

Mordeduras de animales

No se debe tratar de tocar, agarrar o alimentar a ningún animal, con la excepción de los domésticos que se sepa a ciencia cierta que no tienen ninguna enfermedad infecciosa. Gran parte de las heridas hechas por animales están relacionadas directamente con una persona que ha tratado de tocarlos o alimentarlos.

Cualquier mordedura o arañazo hecho por un mamífero, incluidos los murciélagos, se debe limpiar adecuada y cuidadosamente con una gran cantidad de jabón y agua y, a continuación, aplicar un antiséptico como iodina o alcohol. Se debe contactar de inmediato con las autoridades sanitarias locales para un posible tratamiento de la rabia, aunque ya se esté inmunizado. También es aconsejable comenzar con antibióticos, ya que las heridas causadas por mordeduras y arañazos de animales se infectan con frecuencia. Uno de los nuevos medicamentos quinolónicos, como el levofloxacin, que muchos viajeros llevan para la diarrea, puede ser una buena elección.

Picaduras de insectos

A pesar de todas las precauciones que se toman, las picaduras de mosquitos forman parte de la experiencia de todo el que viaja a este país. A pesar de que hay brotes ocasionales de dengue, la mayor parte de la preocupación con respecto a las picaduras es la incomodidad que las acompaña, léase picor.

La mejor prevención es ir siempre cubierto, con pantalones largos, mangas largas, un gorro y zapatos, mejor que sandalias. Por desgracia, puede resultar algo difícil por las sofocantes temperaturas de Costa Rica. Por tanto, la mejor medida es invertir en un buen repelente de insectos, preferiblemente uno que contenga DEET, disponibles también en Costa Rica. Hay que aplicarlo sobre la piel expuesta y sobre la ropa, aunque no sobre los ojos, la boca, los cortes, las heridas ni la piel irritada.

Por lo general, los adultos y los niños mayores de 12 años pueden utilizar preparados que contengan entre un 25 y un 35% de DEET, que suelen durar 6 horas. Los niños de entre 2 y 12 años deben utilizar preparados que no contengan más de un 10% de DEET, aplicados con moderación, con una duración de 3 horas. Se ha registrado toxicidad neurológica en el DEET, sobre todo en los niños, pero no parece ser común y suele estar relacionada con el abuso. Los componentes con DEET no se deben utilizar en niños menores de 2 años.

Los repelentes de insectos que contengan productos botánicos, como el eucalipto y el aceite de soja, son efectivos pero solo duran 1½ o 2 horas.

Un elemento especialmente recomendable para todos los viajeros es la mosquitera. Muchos hoteles de Costa Rica carecen de ventanas o cortinas y una mosquitera barata puede ahorrar muchos fastidios nocturnos. El tamaño de la malla debe ser menor de 1,5 mm.

El anochecer es el peor momento para los mosquitos, así que hay tomar precauciones adicionales cuando empieza a ponerse el sol.

Mordedura de serpiente

En Costa Rica habitan todos los modelos de serpientes venenosas que existen y cualquier incursión en zonas de bosque supone un (ligero) riesgo de ser mordido.

La mejor prevención es llevar zapatos gruesos y cerrados o botas, y mantener un ojo siempre en el sendero. A las serpientes les gusta salir a los caminos para echar una siesta, así que hay que mirar dónde se pisa.

En el caso de sufrir una mordedura de serpiente venenosa, hay que colocar a la víctima tumbada, mantener la zona de la mordedura inmovilizada y llevarla de inmediato al centro médico más cercano. Los torniquetes ya no se recomiendan.

Sol

Para protegerse de una excesiva exposición solar, hay que permanecer lejos del sol de mediodía, llevar gafas y un sombrero de ala ancha, además de aplicar protección solar de factor 15 o superior, con protección para rayos UVA y UVB. Se recomienda aplicarla de forma abundante en las partes más expuestas del cuerpo, una media hora antes de la exposición al sol, y volver a hacerlo después de un baño o de una actividad física intensa. También es recomendable beber bastante líquido y evitar ejercicios extenuantes cuando las temperaturas sean altas.

Agua

En Costa Rica suele ser seguro beber agua del grifo, a excepción de las áreas rurales o las partes menos desarrolladas del país. Sin embargo, para ser cautelosos, es mejor comprarla embotellada. Si se dispone de los medios necesarios, el método más efectivo para purificar el agua es hervirla a fuego alto durante 1 minuto. En altitudes superiores a los 2000 m, hay que hervirla durante 3 minutos. Otra opción es desinfectarla con pastillas de yodo: añadir un 2% de tintura de yodo a 1 l de agua (5 gotas para el agua transparente, 10 gotas para el agua turbia) y dejarlo reposar durante 30 minutos. Si el agua está fría, hay que dejarlo más tiempo.


VIAJAR CON NIÑOS

Por lo general, viajar a Costa Rica es seguro para niños y embarazadas. Sin embargo, dado que algunas de las vacunas citadas anteriormente no están aprobadas para ellos, deben tener un especial cuidado y no beber agua del grifo ni consumir ningún alimento ni bebida que pueda resultar dudoso. Además, cuando se viaja con niños, hay que asegurarse de poner al día todas sus inmunizaciones de rutina. A veces es recomendable administrarles algunas vacunas antes de visitar un país riesgoso; hay que discutirlo con el pediatra.

Por último, las embarazadas deben tener en cuenta que ante cualquier complicación que surja en el extranjero, como un parto prematuro, la calidad de la atención sanitaria puede diferir de la del país de origen.

Fuente: Costa Rica 5 (octubre del 2010)

^ Arriba

Seguridad

La página web del Departamento de Estado de EE UU (www.travel.state.gov/travel) tiene informes oficiales actualizados sobre seguridad y viajes en Costa Rica. También se puede consultar la web del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español (www.maec.es).

Terremotos y erupciones volcánicas

Costa Rica está justo encima del punto de colisión de dos placas tectónicas activas, por lo que es una zona propensa a los terremotos. Los incidentes más recientes ocurrieron en 1990 (7,1 en la escala de Richter) y 1991 (7,4). Los temblores y terremotos pequeños son bastante corrientes –sobre todo en la península de Nicoya–, resquebrajan las carreteras y destrozan el tendido telefónico. Los volcanes en Costa Rica no son peligrosos siempre que se respeten los senderos señalizados y no se intente ver qué es lo que pasa en el cráter de un volcán activo. Como precaución, se recomienda consultar con los guardabosques antes de entrar en zonas donde hay actividad volcánica.

Peligros en la escalada

Los excursionistas deben prepararse a conciencia antes de empezar su aventura. Lo más importante de todo es no intentar abarcar más de lo que se puede hacer. Si el ejercicio diario consiste en ir de la nevera a la televisión, no es conveniente empezar con 20 km de marcha. Hay un montón de rutas de 3 y 5 km que son ideales para los que no están muy en forma.

Siempre hay que llevar agua suficiente, incluso en las excursiones cortas. El senderismo cansa y la deshidratación suele aparecer pronto. En Corcovado han muerto algunos senderistas por agotamiento en el abrasador sendero que va de San Pedrillo a Sirena. También ha habido excursionistas que se han perdido en la selva tropical; hay que llevar mapas, brújula y comida de sobra. Antes de empezar hay que avisar a alguien de cuál va a ser el recorrido, esto facilita mucho el rescate en caso de emergencia.

Además, en la selva hay que vérselas con la vida salvaje. La serpiente más venenosa de Centroamérica, la cabeza de lanza (conocida como la mina costarricense), así como la serpiente de los arbustos atacan muy rápido. En muchos estuarios hay cocodrilos y por si esto fuera poco, hay que añadir que a los tiburones toro les gusta relajarse en la boca del río Sirena, en Corcovado.

Peligros en el océano

Cada año mueren ahogadas unas doscientas personas en las aguas de Costa Rica. El 90% de las muertes se deben a la resaca que tira del bañista mar adentro. Muchas muertes sobrevienen cuando los nadadores se agobian e intentan nadar a contracorriente con todas sus fuerzas, hasta que quedan extenuados. Si esto ocurre, no hay que ofrecer resistencia; hay que quedarse flotando y dejar que la marea lleve al nadador más allá de la zona de las corrientes, que es donde la resaca se disipa. Luego, se debe nadar en paralelo a la playa y dejar que el oleaje lleve hasta la orilla.

Peligros en el ‘rafting’

Las expediciones para hacer rafting pueden ser especialmente peligrosas durante los períodos en los que hay muchas lluvias, ya que a veces los golpes de agua repentinos hacen volcar las balsas de goma. Las compañías con buena reputación verificarán las condiciones generales y la seguridad antes de empezar.

Robos y atracos

El mayor peligro son los carteristas. En Costa Rica se producen muchos delitos menores, por lo que se recomienda estar alerta. 

Fuente: Costa Rica 5 (octubre del 2010)

^ Arriba

Visados

A los ciudadanos de los siguientes países se les permite estar 90 días en el país sin necesidad de visado: Argentina, Chile, España, EE UU, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, Uruguay y la mayor parte de los países de Europa occidental.

Los ciudadanos de Bolivia, El Salvador, Granada, Guatemala, Guayana, Honduras, y Venezuela pueden estar 30 días sin visado. Los nacionales de otros países necesitan pedir un visado en una embajada o consulado de Costa Rica. Se puede encontrar información actualizada sobre visados en la página web del ICT (www.visitcostarica.com) o en la embajada de Costa Rica en el país de origen.

Extensión del visado

Conseguir una extensión del visado más allá de los 30 o 90 días iniciales lleva tiempo y esfuerzo. Es mejor salir del país, esperar 72 horas y volver a entrar. Para pedir la extensión hay que ir a la Oficina de Inmigración (2220-0355;08.00-16.00) en San José, enfrente de Canal 6, 4 km al norte del parque La Sabana. Como los requisitos cambian con frecuencia, se aconseja reservar varios días laborables para los trámites.

Billete de salida del país

Para permitir la entrada en Costa Rica los agentes de inmigración necesitan ver un billete de salida. A veces, en el aeropuerto, no se verifica este requisito, pero las personas que lleguen por tierra tienen que prever que pueden necesitarlo.

Si el viajero se dirige a Panamá, Nicaragua u otros países de América Central o del Sur puede necesitar un billete de salida o uno kilométrico hacia estos destinos antes de que se la permita la entrada en el país o incluso subir al avión. Conviene echar un vistazo rápido a las páginas web de las embajadas para saber si los países de destino requieren un billete de salida.

Fuente: Costa Rica 5 (octubre del 2010)

^ Arriba

Seguros de viaje

Independientemente de cuál sea el destino, viajar con un seguro de viaje completo es siempre una buena idea. Para viajar a Costa Rica se recomienda un seguro básico que cubra robos, pérdidas y asistencia médica. Hay que leer la letra pequeña, ya que algunas compañías de seguros excluyen de su cobertura las actividades “peligrosas” como submarinismo, motociclismo e incluso senderismo. Quizá sea mejor un seguro que pague directamente el tratamiento médico, en vez de uno en el que el viajero tenga que pagar de su bolsillo y reclamar a la compañía después.

Fuente: Costa Rica 5 (octubre del 2010)

^ Arriba