Viajar con niños a Brujas

Aunque las deliciosas tiendas de bombones y el museo del tebeo podrían estar pensados solo para adultos, a los más pequeños les encantará visitar ambas ciudades. Viajar de una a otra es fácil; si se va en tren después de las 9.00, los menores de 12 años acompañados por un adulto no pagan.

Lo básico

Muchos B&B y hoteles disponen de cunas, pero es buena idea reservarlas, pues a menudo solo tienen una a mano. Considérese bien el llevar o no el carrito, ya que tocará pelearse con infinitas escaleras, senderos estrechos y el adoquinado. Comer con niños no suele suponer ningún problema, ni siquiera en los establecimientos de más categoría, pero los críos belgas se comportan y se espera lo mismo de los demás. En los restaurantes a menudo tienen tronas y, a veces, menús infantiles, aunque se recomienda asegurarse antes. Con tantos gofres y patatas fritas por doquier, a los padres quizás les toque imponerse un poco, pero los niños no pasarán hambre.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Vista de la ciudad de Brujas, Bélgica
Recorrer la encantadora Brujas subidos a una bicicleta para descubrir secretos ocultos tras fachadas medievales y surcar paisajes de suave belleza.