La cultura en Valencia

Arquitectura en Valencia

Las ciudades mediterráneas se caracterizan por su rico legado arquitectónico, y Valencia no es menos. Los sucesivos períodos de ocupación e influencias se combinaron con un próspero comercio exterior para crear una ciudad dinámica y propensa a innovar, desde el urbanismo romano hasta los caprichos de Calatrava pasando por la elegancia árabe, la majestad gótica y las espirales modernistas.

Influencias históricas

Desde la fundación de Valencia por legionarios romanos licenciados, las influencias de otras costas del Mediterráneo desempeñaron un importante papel en la arquitectura. Bajando a La Almoina se obtendrá una perspectiva de las primeras estructuras de la ciudad, desde los romanos hasta los árabes. Tras la reconquista cristiana, el gótico se impuso y produjo extraordinarios edificios civiles. En siglos posteriores, arraigaron las tendencias renacentistas y barrocas llegadas del extranjero.

Modernismo

La versión española del art nouveau o Jugendstil, que revolucionó la arquitectura y el diseño, tuvo su base en Barcelona, pero también ejerció una influencia notable en Valencia. El modernismo añadía a los edificios motivos caprichosos, a menudo basados en la naturaleza, y buscaba jugar con las rígidas ideas neoclásicas acerca de las líneas rectas. Los comerciantes ricos patrocinaban a arquitectos prometedores y levantaban casas suntuosas en los nuevos barrios que se construían fuera de las murallas. En L’Eixample hay muchos edificios de este tipo.

Calatrava

El arquitecto vivo más famoso del mundo es probablemente el valenciano Santiago Calatrava, que alcanzó la fama gracias a sus llamativos puentes de formas fluidas. Posteriormente, incorporó estos diseños de apariencia esquelética a diversas obras ambiciosas por todo el mundo. Los edificios que diseñó para la Ciudad de las Artes y las Ciencias, pese a los sobrecostes y otros problemas, son extraordinarios en todos los aspectos.

Museos y galerías en Valencia

Como corresponde a una ciudad de su tamaño, Valencia cuenta con numerosos museos dedicados a su historia, industrias, fiestas y otros aspectos. Algunos ofrecen una excelente visión de conjunto del arte español a lo largo de los siglos. Muchos ocupan edificios interesantes, y se puede llegar a la mayoría de ellos a pie desde el centro.

Exposiciones temporales

Uno de los puntos fuertes de Valencia es la cantidad de espacios que atraen exposiciones temporales excelentes. Aunque sin llegar al nivel de Barcelona o Madrid, siempre hay alguna propuesta interesante. Vale la pena consultar la oferta actual en la oficina de turismo o por internet.

Museos municipales

Existen unas dos docenas de museos municipales. Todos cuestan 2 € y son gratuitos los domingos. Una entrada combinada de 6 € permite acceder a todos ellos durante tres días. Hay muchos otros tipos de entradas combinadas; la oficina de turismo explica todas las opciones.

Un paseo por la historia

Uno de los encantos de los museos valencianos es la serie de edificios históricos que los albergan, desde monasterios hasta un molino arrocero. A menudo, admirar la venerable arquitectura constituye la mitad del interés.

Museos peculiares

No hay que dejarse engañar por los nombres, en apariencia poco interesantes, de algunos museos menores: los dedicados a la etnología, el arroz y las figuras falleras son fascinantes.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Fallas, Valencia, España
Varios planes para pasar unos días en Valencia y dejarse llevar por sus tradiciones, su cultura, su gastronomía y su gente. Conocer Valencia en Fallas, y sin ellas.
Vivvi_Smak_Shutterstock
París, Francia
Los fines de semana primaverales son el momento perfecto para escaparse a visitar algunas de las ciudades más interesantes de Europa.
Nitikorn Poonsiri - Shutterstock
Ubik Café, Russafa, Valencia; España
Un paseo por el barrio más 'cool' de Valencia. Famoso por su mercado, ahora también es conocido por sus restaurantes, tiendas y galerías de arte.
Gonzalo Azumendi