Cuarto día

Desde el centro de Londres se puede ir en barco hasta Greenwich, con su historia fascinante y sus escenarios ribereños. Se empieza por el ‘Cutty Sark’, el único clíper que queda del comercio naval del té del s. XIX. Pruébese la variedad de gastronomías del mundo en el mercado de Greenwich.

Se puede atravesar Greenwich Park a pie hasta el Royal Observatory. Las vistas de Canary Wharf, el distrito financiero de la otra orilla, quitan el hipo. En el observatorio hay que colocarse con un pie a cada lado del meridiano de Greenwich y conocer la increíble cruzada para resolver el problema de la longitud. En el Planetarium aguarda otra misión: encontrar vida extraterrestre. Se puede volver a Greenwich a pie y relajarse con una pinta en la Trafalgar Tavern.

Regresar al centro de Londres en el DLR y culminar el viaje con una cena en un restaurante panorámico de la City como Sky Pod o Duck & Waffle.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Visitar el Titanic con Blue Marble Private, Terranova, Canadá
Quien crea haberlo visto todo puede refrescar su lista de “cosas que hacer en la vida” con estas 10 nuevas e increíbles propuestas y experiencias que le ofrece el 2018.
www.bluemarbleprivate.com
Queen Victoria Market, Melbourne, Australia
Un viaje para disfrutar de los mejores sabores del mundo en 10 mercados locales.
Adam Calaitzis_Shutterstock
Oporto es bonito, pero si uno se sumerge en sus coloridas calles descubre un mundo de arte urbano
Actividades poco conocidas y para presupuestos ajustados en ciudades de todo el mundo. De la mano de los expertos de Lonely Planet.
ESB Professional_Shutterstock