Segundo día

Tras curiosear por la casa del dramaturgo Henrik Ibsen en el Ibsen Museet y dar un paseo por el Slottsparken se impone hacer un circuito por el Palacio Real. En el Establo de arte de la reina Sonia se puede contemplar arte contemporáneo y observar de cerca la vida de la realeza noruega.

Toca ahora una pizza, de las que tanto gustan a los noruegos, en el bonito edificio funcionalista de la Kunstnernes Hus, luego se cruza nuevamente la ciudad hasta el mar y se pasea por el Aker Brygge hasta la isla de Tjuvholmen, donde admirar la colección de arte contemporáneo del Astrup Fearnley Museet y visitar el Parque de Esculturas de Tjuvholmen.

Se pone rumbo a Vingen para una cena con vistas en plan informal y degustar algunos de los mejores cócteles de Oslo. Luego se llega hasta Fuglen en busca de más cócteles y de música excelente, y se concluye con una última copa en la terraza de Tekehtopa.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Ópera de Oslo, Oslo, Noruega
Descubre por qué Lonely Planet ha elegido Oslo Top 10 del 'ranking' de las mejores ciudades para viajar en 2018. Este es el Best in Travel 2018.
Mats Anda_Moment RF_GettyImages