Segundo día

El extremo oeste del Algarve ofrece la posibilidad de escapar del ambiente turístico, ver playas imponentes y explorar la historia marítima de Portugal: de aquí partían los barcos durante la era de los descubrimientos. Primero podemos visitar la Fortaleza de Sagres y dar un paseo por el cabo para disfrutar de las vistas de la costa, y luego ir hasta el cercano Cabo de São Vicente,, donde acaba Portugal, con espectaculares acantilados y un curioso museo.

Por la tarde se puede subir por la costa oeste, haciendo alguna pausa para visitar unas playas de lo mejor de Europa si se quiere hacer surf o darse un baño. El circuito de las dos playas de Carrapateira se puede recorrer a pie o en coche; luego vale la pena ver la Praia de Vale Figueira y la Praia da Amoreira.

Si se pernocta en el tranquilo pueblecito de Aljezur, no hay que dejar de subir al castelo para ver las vistas al atardecer. Luego se puede cenar pescado en el simpático Pont’a Pe. Si se quiere salir de marcha habrá que volver a Sagres para visitar los divertidos bares-restaurantes de surfistas en Rua Comandante Matoso.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Lagos, Algarve, Portugal
El Algarve, que en primavera se convierte además en un lugar muy especial, ofrece rincones casi secretos y experiencias muy diferentes.
Alvaro German Vilela_Shutterstock
Carrapateira, Portugal
Las costas del Alentejo y el Algarve son una magnífica ruta para recorrer en coche. Estas son algunas rutas por las mejores playas y los pueblos más hermosos.
Marnie Pix - Flickr