Tercer día

A primera hora saldremos para Monchique, precioso pueblo en una colina, y de allí saldremos en una excursión de media jornada, quizá ascendiendo al Fóia, el monte más alto del Algarve. Quien quiera evitarse el esfuerzo puede subir en coche y luego pasar un par de horas en el spa’ de Caldas de Monchique. En Monchique se encontrarán restaurantes especializados en cocina de campo. Quizá se pueda almorzar en el rústico A Charrete.

Tras el almuerzo, volveremos en coche hasta el pintoresco pueblo de Silves para explorar su castelo morisco, su catedral gótica y el misterioso pozo del Museu Municipal. Vale la pena perderse por sus callejuelas y pasear por el río, para luego tomarse un café y un tentempié en la terraza del Café Inglês.

De Silves iremos a Lagos, para disfrutar de una noche bien animada. De los creativos cócteles del Bon Vivant a las grandes cervezas de the Tavern, en esta animada población hay para todos. También cuenta con una gran oferta de restaurantes, como el Bar Quim, junto a la arena, o el estiloso Atlântico.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Lagos, Algarve, Portugal
El Algarve, que en primavera se convierte además en un lugar muy especial, ofrece rincones casi secretos y experiencias muy diferentes.
Alvaro German Vilela_Shutterstock
Carrapateira, Portugal
Las costas del Alentejo y el Algarve son una magnífica ruta para recorrer en coche. Estas son algunas rutas por las mejores playas y los pueblos más hermosos.
Marnie Pix - Flickr