Costa norte

La escabrosa costa norte de Madeira parece un mundo aparte respecto al sur soleado: los acantilados se alzan en vertical desde el Atlántico furioso que golpea la isla con toda su fuerza. Hay tres pueblos con atractivo para cubrir un día de excursión desde Funchal. Cuidado, aunque el sur esté cubierto de sol, el aire húmedo del norte quizá haga necesario el jersey.

Lo mejor en un día

Si se va en coche, los puntos de interés podrán verse en un día largo (cosa imposible en autobús). Por la Via Rápida, hay que seguir las indicaciones desde Machico a Santana, pueblo famoso por sus casas triangulares. La oficina de turismo está en una de ellas. Para quien viaje con niños, está el Parque Temático da Madeira, ideal para desfogar y aprender mucho sobre la isla.

A poca distancia por la costa, hay más actividades educativas en las Grutas e Centro do Vulcanismo de São Vicente. El pueblo dispone de varios cafés donde almorzar antes o después de escarbar en el centro de la tierra y ver cómo se formó Madeira. La playa es genial para coger piedra pómez.

Llegar a última hora de la tarde a Porto Moniz es especial, sobre todo porque estará vacío de turistas. Antes de regresar a Funchal a cenar, se aconseja ver la puesta de sol y reflexionar sobre la inmensidad del Atlántico, quizá tomando una copa en el Cachelote con vistas a las pozas de rocas volcánicas.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Patio de Córdoba, Andalucía, España
Destinos europeos que se tiñen de color cada año y en los que perderse con los cinco sentidos para recibir una dosis extra de vitalidad, frescura y alegría.
Philip Lange_Shutterstock