Oeste de Funchal

Las calles viejas, los amplios bulevares del s. XX y las preciosas plazas al oeste del centro acogen algunas de las mejores experiencias de Madeira, las mejores tiendas y los museos más interesantes. Esta es también la zona más ajetreada de la isla, con autobuses amarillos, cafés con mesas en la calle y compradores de fuera de Funchal que llenan las calles de la mañana a la noche.

Lo mejor en un día

Para empezar el día en el oeste de Funchal, lo mejor es desayunar un café con leche y un pastel de nata en el excelente A Confeitaria, a solo un paseo de una de las mejores experiencias de Funchal, el Museo de Quinta das Cruzes, donde saborear la vida de los antiguos ricachones de Madeira.

El Boho Bistrô ofrece un almuerzo que fusiona con imaginación la cocina de Madeira y de otros destinos. No hay que comer con prisas, ya que la siguiente parada, el Museu de Arte Sacra,  no abre hasta las 14.30 tras la pausa para comer. Después de ver el museo, espera la principal iglesia de Funchal, Sé, antigua catedral de todos los territorios de ultramar de Portugal. Casi al lado está el Saudade Madeira,, que vende recuerdos únicos fabricados en la isla.

La noche en el centro ofrece multitud de opciones, como pasear frente al mar para ver los cruceros iluminando el muro del puerto, antes de retirarse al O Celeiro o al Armazém do Sal y probar suculenta comida de Madeira, o al Il Gallo d’Oro, para algo más especial.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.