Cuarto día

Con cuatro días da tiempo de apartarse un poco de la ruta turística. Se puede echar un vistazo a lo último en arte contemporáneo en el Museu de Arte Contemporânea, y darse un paseo por sus jardines y estanques y su edificio art déco. Siguiendo al oeste se llegará a Foz do Douro, en el mar, un buen contrapunto al ajetreo de la ciudad.

Se puede comer algo en Tavi, un clásico de Foz, famoso por sus pasteles y helados, y luego caminar por el paseo marítimo, escuchando las olas, que calman el ánimo y reavivan los sentidos, o darse un baño en alguna de las playas rocosas. Si se va con niños, Sealife Porto les descubrirá todo tipo de vida marina.

Quien quiera ver ponerse el sol tras el océano puede ir a disfrutar del ocaso en la Praia da Luz. Y como colofón de la escapada a Oporto, nada mejor que una cena en la Boa Nova Tea House, creación conjunta del arquitecto estrella Álvaro Siza Vieira y del chef Rui Paula donde se puede degustar un pescado y un marisco sublimes viendo cómo las olas rompen contra las rocas.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Árbol de Navidad y avenida de los Aliados, Oporto, Portugal
La magia de la Navidad hechiza a todo aquel que pasea por las calles de Oporto durante los últimos días del año. En una escapada de dos días se puede disfrutar de la personalidad de esta ciudad.
pp1_Shutterstock
Oporto, Portugal
Una selección de propuestas gratuitas para descubrir Oporto y disfrutar del momento de plenitud que vive esta bella ciudad portuguesa.
Rob_van_ Esch_Shutterstock
Oporto es bonito, pero si uno se sumerge en sus coloridas calles descubre un mundo de arte urbano
Actividades poco conocidas y para presupuestos ajustados en ciudades de todo el mundo. De la mano de los expertos de Lonely Planet.
ESB Professional_Shutterstock