Segundo día

Para empezar se puede explorar la decadente estación de tren de São Bento, que cuenta la historia de Oporto en azulejos pintados. De aquí parte hacia el norte la atractiva Avenida dos Aliados, con sus edificios beaux-arts. Por una callejuela se llega al Mercado do Bolhão, del s. XIX, con productos frescos y autóctonos.

Se recuperan fuerzas en el Café Majestic, o tomando la clásica francesinha (bocadillo de carne asada, jamón y salchicha con queso fundido, un huevo frito y salsa de cerveza) en el Cafe Santiago y se va a la para empaparse de cultura y disfrutar de las vistas. Ese puente que se ve todo el rato habrá que atravesarlo luego para llegar al Jardim do Morro, con unas vistas de excepción. Con el funicular se puede bajar a la orilla para visitar una de las bodegas de Vila Nova de Gaia y participar en una cata; la de Taylor’s es de las mejores.

De nuevo en el centro, una opción para cenar es Flor dos Congregados, restaurante con personalidad que usa ingredientes de proximidad. Luego solo queda darse un garbeo por los bares de Galerias para tomarse una copa con buena música.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Árbol de Navidad y avenida de los Aliados, Oporto, Portugal
La magia de la Navidad hechiza a todo aquel que pasea por las calles de Oporto durante los últimos días del año. En una escapada de dos días se puede disfrutar de la personalidad de esta ciudad.
pp1_Shutterstock
Oporto, Portugal
Una selección de propuestas gratuitas para descubrir Oporto y disfrutar del momento de plenitud que vive esta bella ciudad portuguesa.
Rob_van_ Esch_Shutterstock
Oporto es bonito, pero si uno se sumerge en sus coloridas calles descubre un mundo de arte urbano
Actividades poco conocidas y para presupuestos ajustados en ciudades de todo el mundo. De la mano de los expertos de Lonely Planet.
ESB Professional_Shutterstock